10 años de realción

10 años de realción

6 septiembre, 2016 0 Por marcosedo

Se dice pronto, pero cuando llevas una década haciendo lo mismo, ya sea jugando a futbol, trabajando en la misma empresa o en este caso, compartiendo tu vida con una persona; has de hacer un alto en el camino para volver la vista atrás y ser consciente de todo lo vivido. Lo primero que te viene a la mente son los momentos que más te han marcado, cada uno tendrá sus recuerdos, pero las primeras veces de cualquier acto suelen ser recordadas, el primer beso, el primer viaje, el primer día que dormís juntos, el primer día que te juntas con su familia, el primer…

10 años dan para mucho y cada pareja tendrá sus peculiaridades y experiencias propias, sin embargo, la mayoría de ellas repiten el mismo camino recorrido. Hay diferentes fases que destacan y la duración de cada una de ellas es variable.

El enamoramiento

Cada fase tiene sus bondades, aunque esta primera creo que es la mejor, ya que es la novedad, el misterio de conocer a una persona de manera más íntima. Empezar a relacionarse con alguien siempre lleva consigo la intriga de no saber que nos depara el futuro, siempre tenemos la duda sobre que consecuencias tendrán nuestros actos. Es aquí cuando empezamos a moldearnos para que la relación este equilibrada y los dos se acepten. Ese hormigueo que sientes cada vez que vais a veros, los nervios que surgen cuando se acerca la hora y la alegría que desbordamos en el momento de estar con nuestra pareja es algo irrepetible. Todas estas situaciones siempre son recordadas con buen sabor de boca.

El asentamiento

El segundo paso se produce cuando empiezas a ver que te apetece estar con esa persona más tiempo del que pasas con ella. Al principio parece que sea una obligación, pero cuando llegas a diferenciar entre obligación y ganas de estar con ella es cuando la cosa ya va en serio. A partir de aquí sacamos nuestro verdadero yo, nos mostramos tal como somos. En esta fase es donde se mide verdaderamente si la relación tiene futuro, ya que si queremos seguir compartiendo nuestra vida con esa persona deberemos aceptarla tal como es. Suele ser en esta fase donde surgen pequeñas disputas, ya que cada uno se posiciona, deja clara sus preferencias y si ambos van al unísono es cuando la relación se afianza.

La convivencia

Este es un punto clave, ya que las fases anteriores pueden haber ido como la seda, pero el hecho de compartir casa con alguien, conviviendo con las manias de cada uno, ya es otro cantar. Es una prueba de fuego, donde ambas partes han de saber respetarse mutuamente. Aquí se pone en juego la continuidad de la pareja y si toda va bien ya no hay vuelta atrás, posiblemente sea tu pareja para siempre. Puede haber cambios y miles de situaciones incontrolables que den un vuelco inesperado a la situación, pero en principio sois compatibles.

La unión

Aquí no me refiero al hecho de casarse, ya que es una fase que se puede obviar, aunque recomiendo realizar esta fiesta. La unión me refiero a cuando tienes un hijo, si el paso interior era importante, este es uno de los cambios más radicales en la vida de una persona y que afecta a la pareja, ya que no sois dos, ahora somos 3. Esto puede mermar un poco la relación, ya que el amor que antes era entre dos, ahora tiene que ser compartido. Tener un hijo te une a tu pareja de por vida, porque aunque dejéis de quereros, siempre habrá algo que os une. A partir de aquí el número de hijos es irrelevante, la diferencia lo marca el primero.

10_anios_relacionSi todas estas fases van bien, se puede decir que tienes una relación de 10. En mi caso son 10 años en los que no me arrepiento de nada y donde lo más importante es saber mantener la llama en cada una de las fases. Esta claro que habrá momentos de bajón, pero hay que saber convivir con ellos, ya que aparecerán a lo largo de la vida. 10 años de relación dan para mucho, espero que sean muchos más y que las fases que vayan viniendo sean igual o mejores que la anterior.

Pd: Muchos besos y abrazos a mi pareja.

Imagen: Andrea