36 y a aprender

36 y a aprender

15 febrero, 2020 0 Por marcosedo

Mi 36 cumpleaños fue el tema de los posts de la semana de hace un año. La primera es una reflexión sobre algunos aprendizajes que me llevo durante este último año. Mientras que en el segundo escribo sobre como se presenta este año donde los 36 me acompañan.

Lo aprendido al cumplir 36

Pincha en el título para volver a leer la entrada al completo, ya que en ella hago una pequeña reflexión sobre lo que pensaba al cumplir 18 y lo que pienso ahora con el doble de edad. De todo se puede aprender, pero para ello has de mantenerte con lo ojos bien abiertos y ser muy consciente de todo aquello que vives. Mi paso de los 35 a los 36 me ha dado el aprendizaje de preguntarme más veces «¿por qué?», esta es una cuestión que te hace reflexionar y llegar al centro de cualquier tema. Y es que si nos dejamos llevar, al final no somos dueños de lo que hacemos, por eso es bueno replantearte las cosas y sobretodo darte cuenta de porque actúas de una forma u otra.

36 y …

Al final no importa tanto los años que cumplas, esto sólo sirve para darte un toque de atención de que ha pasado cierto periodo de tiempo, lo que te hace ver las cosas con perspectiva y hacer una pequeña evaluación de lo vivido. Cumplir años, es simplemente un cambio de dígito, se trata de un día más, pero que sin querer te hace replantearte y observar a modo de resumen lo sucedido en este último año de vida. Lo importante es que mi reflexión y evaluación es positiva, ya que me siento muy bien en todas las áreas de mi vida y la cuestión es mantenerse y progresar para seguir alcanzando los objetivos que tengo a largo plazo.

Los 36 son una edad múltiplo de 12, mi número fetiche, además es el doble de 18, una edad en la que somos mayores de edad, y pensamos que ya somos personas maduras. Pero es cuando cumples tus segundos 18’s, cuando te das cuenta que cada día has de aprender un poco más, que no importa tanto un año, sino lo que sucede en el momento presente y el valor que puedes extraer de él. Y la cuestión es seguir progresando sin importar los 18, los 25, 36 o 37, vivir el presente y disfrutar de él.