No abras la puerta, no sabes quien puede entrar

No abras la puerta, no sabes quien puede entrar

27 agosto, 2013 0 Por marcosedo

Por la puerta por donde entra la sospecha sale la confianza

Este es otro de los primeros retweets que hice. No se quien fue la persona que dijo esta frase pero tiene toda la razón. Todas las cosas tienden al equilibrio, así que cuando entra un elemento nuevo en nuestra vida, otros han de salir. Normalmente suelen ser antónimos, tiendes hacia un lado o inevitablemente caes hacia el otro, ya que es muy difícil convivir con ambos  a la vez.

Sospecha

Este termino puede ser traducido por miedo o incertidumbre. Cuando aparecen las sospechas suelen ser a causa de preguntas que surgen y a las que no encuentras respuestas con facilidad, por lo tanto el no conocimiento de las cosas hace que tengamos miedo sobre aquello que pueda suceder y al no tener la certeza del futuro somos nosotros mismos los que nos respondemos. Estas respuestas no están fundadas en nada, sin embargo necesitamos auto-convencernos de alguna manera y este suele ser el mecanismo de defensa utilizado. Además esta va in crescendo, si no encontramos una contestación que nos deja satisfecho tendemos a realizar más cuestiones, lo que deriva en un numero mayor de sospechas.

Confianza

Esta es la parte positiva y a diferencia de la anterior, ante esta palabra no hace falta respuestas. Cuando conocemos a una persona o una situación confiamos en ella y aunque puedan surgir algunas dudas, estas no tienen importancia ya que tenemos la certeza que no nos van a engañar y que el comportamiento tiene una explicación que aunque no nos cuenten esta más que aceptado. La confianza se basa en decir la verdad y no esconder pensamientos que en un futuro se nos pueden volver en nuestra contra.

Sospechar y confiar en uno mismo

Siempre tendemos a utilizar estos términos para los demás, no obstante para poder hacer buen uso de ellos primero has de aplicártelos a ti mismo. Cuando te lanzas a realizar algún proyecto, conoces a una persona o vives una nueva situación te asaltan dudas, estas han de ser resueltas de manera inmediata, has de confiar en ti mismo y decirte la verdad, ver los pros y contras  y no auto-convencerte para seguir adelante mediante resoluciones infundadas, de principio has de pulir la mínima sospecha que te aparezca, esto hará que la confianza crezca libremente.

Tu decides abrir la puerta y ver quien entra

puertaDesde el primer momento has de tener muy claro a quien abres la puerta, ya que sólo un inquilino puede entrar en tu hogar. Si te decides por la sospecha vivirás con la incertidumbre y será complicado echarla de casa. En cambio la confianza es un huésped más amable que te hará vivir tranquilamente, eso si has de cuidarlo porque sino la sospecha estará al acecho para ocupar su lugar.

¿quien vive contigo?