Amame, odiame, pero no me ignores

He leído esta cita en varios lugares, pero no se si se le atribuye a alguien. La verdad es que no puede tener más razón. Por una parte tenemos la parte positiva, amar; por otra la negativa, odiar y para terminar, la indiferencia, ignorar. Sería como el +1, el 0 o el -1. En toda relación con nuestros semejantes siempre esperamos un mínimo de respuesta, ya sea de un valor u otro, sin embargo el hecho de no obtener respuesta también es una posibilidad.
Amame (+1). Esta es la mejor de las opciones, es la que deseamos, ser queridos.
Odiame (-1). Esta alternativa es peor, pero aún así la persona siente algo por nosotros, aunque el sentimiento sea negativo.
Ignorar (0). Esta es la peor de las elecciones, ya que el hecho de que nos niguneen no es del agrado de nadie. Es como si no existiéramos.
En las opciones anteriores podemos decir que, al menos, somos reconocidos ya que provocamos algo, mientras que en este caso pasan de nosotros. Es como la frase “lo importante es que hablen de ti, ya sea bien o mal”, el problema viene cuando no hablan de ti.
Esta frase la leí en el libro “el arte de gestionar el tiempo”, que ha sido la última obra que ha pasado por mis manos, aunque, como he dicho antes, recuerdo haberla visto con anterioridad. El libro se basa en como aprovechar el tiempo de la mejor forma, un tema que me llama la atención y que va muy ligado con la productividad. Ser dueño de como gastas cada minuto de tu vida es primordial para alcanzar los objetivos que te planteas.
Pese a que la cita aparece en el libro, parece que no tenga mucho que ver con la temática. Sin embargo, en la frase “ámame, ódiame, pero no me ignores”, hemos de pensar que el tiempo es el sujeto, por lo tanto el verbo amar vendría a ser el aprovechamiento del tiempo, es decir, tener claro en que acción lo estamos utilizando y además que saquemos beneficio de él. En el caso del verbo odiar, vendría a ser como amar, con la única diferencia que los resultados no son los deseados y por lo tanto el tiempo no ha sido empleado de la forma más eficiente. Ambos casos son importantes, ya que el simple hecho de saber como usamos el tiempo nos puede ayudar para optimizar procesos en el futuro. Si el resultado es positivo seguiremos actuando igual, mientras que si son negativos nos daremos cuenta de cuales son las acciones que hemos de desechar.ignorar Por último el verbo ignorar, sería como malgastar, es decir, estamos desaprovechando el tiempo y olvidando darle la importancia que merece. Ignorar el tiempo pasa factura en el futuro, ya que llega un momento en el que nos damos cuenta de todas las horas que hemos derrochado sin apenas conseguir ningún beneficio.
Para terminar diría que ama el tiempo bien aprovechado, odialo cuando no te hay salido bien, pero nunca lo ignores. Si eres consciente de como aprovechas tus minutos, vivirás más plácidamente.
¿Amas, odias o ignoras? ¿Has leído el libro?
Foto: caminanteK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.