Aquello que da paz

Aquello que da paz

26 mayo, 2020 0 Por marcosedo

Ahora que poco a poco estamos volviendo a la vida anterior, es decir, a poder salir a la calle, ir a trabajar, poder quedar con la gente… Hace que volvamos a tener una vida un poco más ajetreada que la que hemos tenido durante el tiempo de confinamiento, hablo sobre todo de las personas que no daban un servicio primario y necesario para la sociedad. Para mucha gente el confinamiento ha sido un descubrimiento de como se puede parar y ver las cosas con perspectiva, es decir, no dejarse llevar por la vorágine de tareas, responsabilidades u obligaciones que teníamos, en muchos casos autoimpuestas. Es posible que en muchos de estos caso hayan visto la paz de cerca, la hayan reconocido y hayan podido disfrutar de ella, hablo de esa paz interior, de la calma, de la tranquilidad del momento, donde no piensas en nada y tan sólo disfrutas de lo que ocurre en ese instante.

Hemos tenido tiempo de sobra para saborear estos momentos que, hasta la fecha, para muchos habían pasado desapercibidos, vivíamos tan estresados, queriendo llegar al máximo número de tareas posibles, que nos olvidábamos de lo que estábamos haciendo en el ahora. Tan sólo nos preocupábamos por lo que teníamos que hacer, es decir, pensábamos en el futuro. Y cuando teníamos un momento de relax para estar tranquilos, nuestra mente reflexionaba sobre todo lo que podríamos haber hecho y que dejamos de hacer, además de evaluar nuestras tareas realizadas, es decir, veíamos el pasado. Y además nos poníamos otra vez a planificar y ver cuantas cosas queríamos hacer al día siguiente, es decir, otra vez el futuro.

La paz, la calma, la tranquilidad, todas estas sensaciones sólo se viven, se disfrutan y se sienten en el momento presente. Afloran cuando te das un respiro y decides mirar a tu alrededor sin juzgar nada, tan sólo observas, dejas a un lado el pasado y el futuro y te centras en lo que estas viendo. Es aquí donde se puede encontrar esa paz que necesitamos a lo largo del día, es un momento de libertad, ya que no estamos ocupados en nada, nuestra mente deja de trabajar para solo percibir lo que está sucediendo.

Cada uno sabe que es aquello que le da paz, pero ha de saber que tiene que pararse y dedicar un tiempo para ello, es aquí donde reside el problema, ya que mucha gente no busca ese espacio para ello, piensa que está desaprovechado, pero nada más lejos de la realidad, este momento de pausa es el que te hace ser más consciente y poder tener una perspectiva más amplía de todo lo que haces a lo largo del día.

¿Qué es aquello que te da paz? ¿Encuentras paz a lo largo de tu día?

Foto: Elena Shumilova