Así hablo Zaratustra

Este es el último libro que he terminado de leer. Y esta entrada es bastante personal, ya que voy a dejar plasmado aquellas partes del libro que más me han llamado la atención. Es el primera vez en la que subrayo todo aquello que creo que puedo sacar un pequeño aprendizaje, además, me sirve de resumen para no tener que volver a releer el libro en un futuro. Esta es una buena práctica, ya sin querer eres más consciente de lo que lees y por la tanto sacas más jugo de lo que te ofrece la obra y su autor.

  • El amigo (pag 76)
    • Nuestra fe en otros revela lo que quisiéramos creer de nosotros mismos.
    • Quien se presenta tal y como es termina suscitando irritación.
    • Tu sueño te debe revelar qué es lo que hace tu amigo cuando está despierto.
  • Las 1000 metas y la única meta (pag 78)
    • En cada pueblo hay una tabla de valores, que es la tabla de sus superaciones; fijaos que es la tabla de su voluntad de poder.
    • Fue el hombre quien, para sobrevivir empezó a infundir valor a las cosas; él confirió sentido a las cosas. Por eso se llama hombre, el ser que mide y valora. Valorar es crear.
  • El amor al prójimo (pag 80)
    • Vuestro amor al prójimo se debe a que os amáis mal a vosotros mismos.
    • El “tú” es anterior al “yo”; el “tú” ha sido santificado, pero el “yo” no lo ha sido aún.
    • No sólo miente el que habla en contra de lo que sabe, sino, sobre todo, el que lo hace en contra de lo que no conoce.
  • El camino del hombre creador (pag 81)
    • Hay sentimientos que tratan de matar al solitario, y si no lo consiguen, entonces son ellos los que tienen que morir.
  • Los hijos y el matrimonio (pag 87)
    • Reproducirte ha de ser un crear algo que sea superior a ti.
  • Los misericordiosos (pag 102)
    • Para el que tiene conocimiento, el hombre no es más que un animal de mejillas sonrojadas. ¿No será porque se ha tenido que avergonzar tantas veces?
    • Si aprendemos a estar más alegres, nos olvidaremos mejor de hacer daño a los demás y de idear nuevas formas de perjudicar a otros.
    • Y si un amigo te hace un mal, dile: “Te perdono el daño que me has hecho, pero, ¿cómo te voy a poder perdonar el daño que te has hecho a ti mismo?”
    • Estad, pues, prevenidos contra la misericordia; de ella procede el nubarrón que se cierne sobre el hombre.
  • Las tarántulas (pag 112)
    • Desconfiad de todos los que pasan toda su vida hablando de su justicia.
  • Los sabios fantasmas (pag 115)
    • Yo llamo veraz al hombre que, tras haber roto en mil pedazos su corazón reverente y venerador, se retira al desierto sin dios alguno.
    • Y el espíritu es vida que, en vivo, se desgarra a sí misma, aumentando su propio saber con su propio tormento.
  • La canción del baile (pag 119)
    • Decirle la verdad es la forma peor de contestarle a nuestra sabiduría.
  • La superación de sí mismo (pag 124)
    • Todo ser vivo es obediente. Sólo se manda a aquel que no sabe obedecerse a sí mismo. Resulta más difícil mandar que obedecer. Quien manda ha de soportar el peso de quienes obedecen.
    • El ser vivo que manda se arriesga a sí mismo, y hasta cuando se manda a sí mismo ha de expiar su acto de mandar: ha de ser juez, vengador y víctima de su propia ley.
    • Sólo hay voluntad donde hay vida, pero lo que yo digo es que no se trata de una voluntad de vida, sino de una voluntad de poder.
    • Quien quiera ser un creador en el ámbito del bien y del mal ha de ser antes un destructor y un quebrantador de valores. De este modo,para realizar el mayor bien hay que realizar el mayor mal: en eso consiste la bondad creadora.
    • Todas las verdades que se silencian terminan volviéndose venenosas.
  • El conocimiento inmaculado (pag 130)
    • Los pasos del hombre honrado hablan por sí solos.
    • Quisiera tener un conocimiento inmaculado de todo, que consistiera en no desear nada de nada; a excepción de que pudiera colocarme ante todo como un espejo de cien ojos.
    • Quien no tiene fe en sí mismo, siempre miente.
  • Los grandes acontecimientos (pag 138)
    • Los mayores acontecimientos no son nuestros momentos más ruidosos, sino los más callados. El mundo no gira en torno a los inventores de nuevos ruidos, sino alrededor de los inventores de nuevos valores.

Hasta aquí los extractos de las dos primeras partes del libro, en el siguiente post dejaré la parte final de la obra. Al final se trata de máximas con las que puedes estar más de acuerdo o no, sin embargo, lo importante es que te hagan recapacitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.