«Todo lo que necesita el mal para triunfar es que los hombres de bien no hagan nada» Edmund Burke

Una cita que nos puede hacer reflexionar sobre un tema ya de por si complicado. El primer obstáculo lo encontramos en que la diferencia entre el bien y el mal es muy subjetiva. Este es un problema muy grave, ya que no hay unas bases para poder empezar a debatir y el simple hecho de hacerlos sobre lo que para unos esta bien y para otros esta mal nos puede llevar a escribir largo y tendido sobre ello. Pero no es el caso.

La mayoría de gente cuando escucha esta frase se siente identificada en el grupo del bien y si es así, la siguiente pregunta que ha de surgirnos es si estamos haciendo algo. Si pensamos en el mal, seguro que aparece en algún momento de nuestro vida, así que para solucionarlo hemos de realizar algo para evitarlo, eso es lo que dice la cita y si nos consideramos hombres de bien habremos de ejecutar acciones al respecto.

Mucha gente no es consciente de que esta haciendo daño a otros, por eso es importante que la gente que si lo sea, actue y que exprese lo que siente, de esta forma esas personas dejarán de actuar así. Otra gente procede con alevosía y si nadie se lo impide o, al menos, no le hace ver lo que esta haciendo, sigue portándose de la misma forma. Otra vez en esta situación la solución pasa por la manos de la gente de bien si se quiere terminar con esta tendencia. Al final es una pequeña lucha donde el bien y el mal se enfrentan. De principio el mal parte con ventaja, por ello es necesario equilibrar la balanza y esto depende de como se comporte la gente de bien.

Así que si te consideras dentro de este bando no mantengas la boca cerrada, ni tus manos atadas, has de predicar con el ejemplo y acallar al mal cuando este haga acto de presencia, por pequeño que sea.

Foto: Ivonne Sánchez