Comer es un placer del que disfrutamos cada día, sin embargo, no hemos de olvidar su parte saludable. Muchas veces nos dejamos llevar por la apariencia y gusto de los alimentos que tomamos. Hay que recordar que es muy importante comer sano y puede que haya alimentos que no sean de nuestro agrado pero que sea muy beneficioso incluir en nuestra dieta.

La cocina es un mundo que me gusta y disfruto mucho del hecho de comer, aunque he de decir que no práctico mucho el acto de cocinar, en muy pocas ocasiones me pongo con las manos en la masa. Hay diferentes temas a tener en cuenta en el mundo culinario, no voy a descubrirte nada nuevo, pero es posible que a partir de estas líneas recapacites sobre los puntos que destaco a continuación.

Ingredientes

Esta es la parte fundamental de la cocina, existe una variedad de alimentos muy extensa y es una pena que a lo largo de nuestra vida sólo utilicemos un porcentaje muy bajo, dentro de la diversidad que podríamos disfrutar. Así que aconsejo que intentemos descubrir y darle la oportunidad a nuevos alimentos de esta forma nuestras comidas serán un poco diferentes. Además en la variedad esta el gusto.

Preparación

Muchos de los ingredientes pueden ser ingeridos sin cocinarlos, es decir, crudos. Pero esta es la base de la cocina, saber preparar un alimento de una forma que sea mucho mejor para nuestro organismo y que además de cumplir la función de alimentarnos, nos haga disfrutar y facilitarnos su digestión. Es curioso conocer la cantidad de maneras que existen de cocinar los alimentos, no voy a listar las más comunes, pero es que además existen muchas que no conocemos. Prueba a preparar los mismos ingredientes de diferentes formas y verás como no saben igual. Combinando diferentes alimentos y formas de cocinar ya tienes un gran abanico de posibilidades para que tu dieta sea diferente durante todo el año.

Presentación

Cuando pensamos en cocina esta palabra es esencial, ya que muchas veces comemos por los ojos. No es lo mismo comer en casa de tu madre, que hacerlo en un restaurante de una estrella Michelin, en un bar de carretera o en un food truck. Así que esta es la parte final y ya depende de cada uno darle más o menos importancia. Lo que esta claro es que una plato bien presentado gana mucho. Intenta presentar alguno sencillo de forma diferente y si puedes, observa la reacción de los comensales, por ejemplo, prueba con algo tan sencillo como un huevo con patatas fritas, a ver que sale.

Estos tres puntos son muy importantes para conseguir platos espectaculares, de nosotros depende darle más o menos importancia a cada uno. Eso sí, una materia prima de calidad y una buena elaboración ya es suficiente para disfrutar comiendo, pero si además lo presentamos de forma diferente es la guinda que colma el pastel. El mundo de la cocina me fascina por la cantidad casi ilimitada de posibilidades que ofrece, lo que da pie a que la creatividad aflore en cualquiera de los tres puntos.

Foto: Roman Hatori