El pasado domingo día 6 fue el día de la madre y una de las primeras palabras que me vino a la mente fue amor. La madre es la persona que te da la vida y creo que has de amarla casi por obligación, siempre habrá excepciones, sin embargo, en situaciones normales es la persona a la que has de agradecer tu existencia, además, para ella eres parte de su ser, por ello creo que su amor por ti no se puede llegar a imaginar.

La madre te da la vida por amor y pensé en los diferentes tipos de amor que podemos sentir a lo largo de nuestra vida. El amor de madre, el amor por la familia, el amor por uno mismo, el amor por los amigos, el amor por los compañeros de trabajo, incluso el amor por gente que no conocemos. Me vino a la mente la frase que da título al post, y aunque pueda sorprender el grupo al que pertenece se trata de Extremoduro, además, es una de mis canciones favoritas y ocupa un lugar en la lista que hice por mi 35 cumpleaños, concretamente el punto 27.

Ama, ama y ensancha el alma.

Esta debería ser una máxima que llevemos dentro de cada uno de nosotros. Ya he dicho que hay diferentes tipos de amor y todos son muy válidos, lo que pasan es que tienen matices que debemos conocer. Lo primero es amarse a uno mismo, sólo de esta forma podemos dar a los demás todo nuestro potencial. Luego cada uno tendrá su propio ranking, en mi caso, la familia, hijos, amigos y compañeros de trabajo, son parte de mi lista. Pero la cuestión no es a quien amas más o menos, sino el hecho de hacerlo. A continuación dejo la definición para que tengamos claro este concepto:

Sentir amor por alguien o algo.

Amor: Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

Y es que la definición de amor no puede ser más clara, sobretodo la última parte, donde lo importante es desear todo lo bueno a los demás. Creo que el amor es ilimitado y aunque te quieras mucho a ti mismo, a tu familia, a tus amigos, incluso a tu mascota siempre hay sitio para más. Así que haz caso al título y ensancha el alma, para ello sólo has de amar.

Foto: Hisham Alqawsi