Las entradas de la primera semana del año iban relacionadas con el mundo de las cartas. En la primera entrada escribo la carta a los Reyes Magos para pedir todo aquello que deseo. Mientras que en el segundo hablo sobre la entrega de las cartas personalizadas que ya tenía preparadas que utilice en forma de regalo sabiendo las fechas en las que estabamos.

Carta a los Reyes Magos. Deseos 2017

A principio de año siempre hay un momento en el que divagas sobre lo que puede depararte los 365 días siguientes. En esta entrada escribo mis peticiones para el año y hago entrega a sus majestades los Reyes para ver si lo consigo. Creo que es una buena forma de plasmar objetivos que sin querer quedan grabados en tu mente. Se trata de un comienzo para que se hagan realidad. El año pasado pedí la voluntad, experiencia en la planificación y control de datos y por último bienestar físico y mental gracias a buenos hábitos alimentarios y deportivos. Si quieres saber un poco más pincha en el título.

Cartas personalizadas. La entrega

Con las cartas ya redactadas y listas para ser recibidas, faltaba el último paso. La entrega era la acción principal, ya que puedes hacer todo el trabajo, como fue la escritura de cada carta, pero si luego no haces entrega de ellas, es como si no hubieras hecho nada. Aproveche a los Reyes Magos como excusa para entregar la carta en forma de regalo. Una acción que me enorgullece y con la que he vencido varios miedos. Si vuelves a leer la entrada podrás conocer más a fondo el porque de esta idea, pincha en el título para ello.

Las cartas, un sistema de comunicación muy antiguo pero con grandes poderes. En el primer caso hace que seas más consciente de tus deseos y sin querer los tengas en mente de forma inconsciente. Mientras que en el segundo se trata de una práctica que recomiendo a todos, liberar tus pensamientos y plasmarlos en papel es algo absolutamente reconfortante y que te aporta más de lo que crees. Atrévete a ello.