Siguiendo con el tema de la comodidad, a continuación voy a dejar una serie de situaciones que a lo mejor te parecen cercanas. Cada uno que actúe como quiera, lo importante es que al menos seamos conscientes de nuestros actos y si te ves personificado en algún ejemplo de los que voy a citar, recapacita. Mantenerse en la comodidad es lo más cómodo, valga la redundancia, pero al final caemos en una espiral donde es muy complicado salir, por ello lo primero es saber que lo somos y luego cambiar. No se trata de evitar la comodidad, pero que no sea el pan nuestro de cada día.

  • Vives en un segundo, tercer, cuarto piso. Lo cómodo, subir en ascensor, lo incómodo, subir por las escalera.
  • Tu hijo esta revoltoso y quieres que haga algo. Lo cómodo, darle el móvil, lo incómodo, intentar entretenerlo de otra forma.
  • Te vas a la ducha. Lo cómodo, poner el agua tibia o caliente, lo incómodo, hacerlo con agua fría.
  • Estas sentado en el sofá. Lo cómodo, ponerse a ver el móvil, la tele…, lo incómodo leer un libro.
  • Tienes hambre. Lo cómodo, llamar a un establecimiento de comida rápida, lo incómodo, cocinarte algo más sano.
  • Te suena la alarma. Lo cómodo, retrasarla 5 minutos, lo incómodo levantarte tan pronto suena o incluso antes de que lo haga.
  • Te vas a hacer ejercicio. Lo cómodo, volver cuanto antes porque ya has cumplido, lo incómodo, alargar 10 minutos más la práctica.
  • Sales con tus amigos. Lo cómodo, hacer lo que hace la mayoría, lo incómodo hacer lo que realmente quieres.
  • Tienes una hora libre. Lo cómodo, buscar compañía para pasar el rato, lo incómodo sentarte en silencio y conocerte más a ti mismo.

Sólo has de reflexionar un poco cuando te enfrentes a estas situaciones. Si te pones del lado de la comodidad, no avanzarás. Pero si decides el camino de la incomodidad, las primeras veces te costará, pero poco a poco adquirirás el hábito de vencer obstáculos, lo que te servirá para futuras situaciones y lo mejor de todo es que observarás progresos, pero has de ser paciente. Lo cómodo es que todo venga rápido, lo incómodo, saber esperar. De cada uno depende estar en un lado o en otro. ¿Eres de los cómodos? ¿Te atreves a vivir la incomodidad?

Foto: minidreamer ♫