Hoy es el día del trabajo, lo que pasa es que cada uno de nosotros tiene una concepción de él, dependiendo de la situación en la que nos encontremos o las experiencias que hayamos tenido le tendremos más aprecio o menos. Primero pondré la definición y un poco de etimologia para que todos empecemos desde el mismo punto.

Ocuparse en cualquier actividad física o intelectual

Tener una ocupación remunerada en una empresa, una institución, etc.

La cuestión es que la palabra viene del latin tripaliāre, que significa ‘torturar’ y más tarde derivo en tripalium, que es un ‘instrumento de tortura compuesto por tres maderos’. Así que, a priori, la palabra trabajo esta relacionada con la tortura y no creo que a nadie le guste ser torturado. El trabajo tiene dos caras, ya que como vemos tiene un valor negativo, sin embargo, sabemos que hemos de trabajar en algo. Y es aquí donde entra la valoración personal de cada uno, ya que de antemano sabemos que no podemos pasar por la vida sin hacer nada. Por poco que hagamos todo el mundo ha trabajado en algo. Lo que pasa es que si nos gusta lo que hacemos, muchas veces no lo vemos como trabajo y es a esta afirmación a la que tenemos que llegar.

Es complicado de entender, pero el trabajo depende de nuestra actitud y aptitud en la vida, lo que sucede es que muchas veces las necesidades nos empujan a trabajar en labores que no agradan. No obstante, no hemos de cesar en la búsqueda de un trabajo que nos haga sentir bien y que podamos vivir a costa de él. Podemos hacer dos cosas, que nos guste lo que estamos haciendo o buscar lo que de verdad nos gusta. Este camino no es nada fácil y tendremos que esforzarnos para conseguirlo. Siempre teniendo en cuenta de que puede ser que no lo logremos, por diferentes razones, tanto internas como externas. Y sabiendo que hemos de dedicar mucho tiempo extra y dejar a un lado otras actividades.

Lo primordial es saber aquello en lo que te gustaría emplear tu tiempo y que esté te sustente. A partir de ahí ya depende de los pasos que demos, unos tardaran más, otros menos, algunos lo conseguirán y otros ni lo intentarán. Lo único que está claro es que trabajar es obligado y todos lo hacemos aunque no seamos conscientes de ello, lo que se trata es de centrarnos y saber en todo momento a que dedicamos nuestro tiempo.

¿Trabajas en lo que te gusta? ¿Trabajas mucho?

Foto: Φίλιππος( Phill)