Hace un año hablaba sobre dos temas muy interesantes, el primero es la voluntad, apoyándome en una cita de Einstein. En la segunda entrada reflexionaba sobre el aprovechamiento del tiempo.

Más fuerte que la voluntad

Si quieres conocer la cita que me inspiro a escribir este post, pincha sobre el título. Se trata de una frase de Albert Einstein, una persona a la que hay que darle importancia a todo lo que dice. La voluntad es la capacidad humana para decidir lo que se desea y lo que no. Este es el primer paso que tenemos que tener claro para poder progresar en la vida. Sin querer se convierte en nuestro faro, nuestro guía, es una forma de marcar el camino y realizar acciones que nos aporten algo en nuestro día a día. La voluntad nos ayuda a ser más concretos a la hora de actuar, ya que nos decantaremos por realizar acciones que nos acerquen a nuestras metas. Esta es una actitud que hemos de cultivar para no estancarnos y seguir creciendo como personas.

Mide el tiempo, aprovecha el tiempo

El tiempo es oro y cuando más control tengas sobre él, mejor. Lo que pasa es que necesitas analizar como lo empleas para poder sacar conclusiones y así poder ser más eficiente. Aunque el primer paso es recabar datos, si pinchas en el título, podrás conocer una aplicación que te ayudará en esta tarea. Gracias a ella, he podido ser consciente de como utilizaba mi tiempo en diferentes acciones de mi vida diaria. Con toda esta información he podido controlar mejor los tiempos y así planificar de forma óptima cualquier proyecto o tarea diaria, con la intención de malgastar los menores minutos posibles.

Dos posts que te harán recapacitar más de lo que crees y que tienen sus puntos en común. En el primero deberás ser consciente de que es aquello que deseas para que puedas alcanzarlo, mientras que en el segundo, el ser consciente del tiempo que lleva realizar cualquier tarea, te hará optimizar su duración. Así que has de saber lo que quieres para que uses el tiempo de forma correcta.