Hay que saber vivir el presente, pero siempre hemos de encontrar un hueco para reflexionar sobre lo que nos ha sucedido, gracias a él, seremos capaces de evitar algunos obstáculos que nos surgirán en el futuro. En diciembre se van a cumplir 5 años desde que nació el blog, por eso quiero que hasta que llegue la fecha, hacer un pequeño análisis sobretodo lo ocurrido en estos años. Se trata de una pequeña pretemporada para que al llegar el principio de año, podamos entrar en la competición.

A partir de ahora quiero dejar por escrito los temas tratados, dudas que me han asaltado, el porqué de algunas situaciones, que he hecho o dejado de hacer, donde he puesto más foco, que fallos he cometido, algún truco que me haya hecho mejorar y con todo ello hacer un pequeño resumen de lo sucedido en este quinquenio. Al fin y al cabo es plasmar la experiencia, en primer lugar para dejar por escrito la vivencia, a la vez que intentar ayudar a otros en este camino de la búsqueda de aquello que nos apasiona y poner en marcha una idea.

Para empezar hay que lanzarse a la acción, no importa la excusa que busques, pero hay que ponerse manos a la obra, lo que pasa es que muchas veces necesitamos que la fecha tenga un pequeño significado para nosotros. En mi caso, la primera entrada del blog se produjo el 12 del 12 del 2012, una día muy señalado y que fue el causante de que empezará en este mundo. La idea ya rondaba en mi cabeza desde hacía tiempo, pero durante ese año me case, me fui a vivir a una nueva casa, por lo que tenía mi cabeza ocupada en otros temas. Pero el hecho de poder aprovechar esa data para el lanzamiento del blog, fue el pequeño empujón que necesitaba.

Son 5 años de práctica en diferentes aspectos, pero lo que más aprecio es haber cumplido con mi palabra, ya que decidí escribir 2 veces a la semana y lo he conseguido (salvo el tiempo que he dedicado a vacaciones y dar un descanso al blog), incluso en los últimos años he realizado 3 posts semanales, aunque uno sea un refrito de las entradas de hace un año. Pero lo positivo es que de cada acción puedes aprender algo y en mi caso he llevado esta frase siempre conmigo.

Así que si tienes clara tu idea, pon una fecha para su lanzamiento y preparate para el día que llegue. Este es uno de los primeros pasos necesarios para empezar a darle rodaje a tu proyecto.

Foto: SERGIO J. GIL GIL