Conversar, comunicar y compartir son los conceptos que quiero resaltar de las entradas de hace un año. En el primer post me apoyo en una cita para reflexionar sobre la importancia de conversar. Mientras que en el segundo hablo de dos conceptos que van muy unidos, pero que no los solemos relacionar.

Conversaciones para la mastermind

Una frase de Séneca es la encargada de iniciar la entrada, si quieres conocerla pincha en el título. La conversación es una acto que deberíamos de darle la importancia que merece. Hablamos de muchas cosas banales, sin ser conscientes de que ese tiempo podría ser utilizado en debatir sobre otros temas que nos ayuden a progresar. Las conversaciones pueden convertirse en masterminds, donde personas que persiguen un mismo fin y tienen mucho en común ponen sus ideas al servicio de los demás y la sinergía entre ellas hacen que todos progresen. Un factor muy importante y que no solemos tener en cuenta es con quien entablas la conversación, ya que dependiendo de tu compañero podrás sacar mejores conclusiones.

Comunica, comparte

Dos conceptos que deberíamos grabar a fuego en nuestra mente. La comunicación esta presente en la práctica totalidad de nuestra vida. En la sociedad que vivimos es muy complicado estar incomunicados, sobretodo porque existen miles de formas de saber lo que ocurre a nuestro alrededor. Salvo que vivamos en soledad es indispensable comunicar lo que nos pasa y que al final se convierte en compartir, ya que mediante la comunicación compartimos nuestros pensamientos. Estas palabras van más unidas de lo que nos pensamos. Pinchando en el título puedes leer la reflexión al completo.

La conversación es una forma de comunicación, cuyo último fin es compartir lo que nos sucede por dentro. Estas dos entradas están muy unidas y creo que no hace falta mayor explicación. La idea es que practiquemos más estos verbos, lo esencial es compartir y comunicar todo aquel conocimiento que tengamos y si puede ser a través de la conversación mucho mejor, ya que es una buena práctica para mantenernos más humanos y relacionarnos con nuestros semejantes. Sólo con el uso de estos verbos seremos capaces de darnos cuenta de sus bondades.