Vender es parte de tener un negocio. Es más, es la parte principal de un negocio. Sin la ventas no hay negocio, solo un hobby.

Laura Ribas

Esta frase sintetiza muy bien cual es el paso que has de dar si quieres que tu blog empiece a monetizarse. A mi es una de las acciones que más pánico me da, por varias razones. La principal es porqué todavía no tengo claro cual sería el producto o servicio a ofertar. Otro aspecto muy importante es saber cual es mi público objetivo. Y por último auto convencerme de que puedes vivir de aquello que te apasiona.

En muchos blogs de emprendedores, hablan del síndrome del impostor. Un mal que sucede a aquellas personas que no saben valorar correctamente su producto o servicio y no se atreven a ponerlo en venta por el simple hecho de pensar que están engañando a sus compradores. Este es un mal que se puede salvar, pero para ello has de trabajar muy bien tu producto o servicio y convertirse uno mismo en el primer comprador.

Esta labor es un poco difícil de superar, sobretodo porque la gente dedica su tiempo libre a lo que le apasiona, por lo que no es consciente del tiempo que emplea y mucho menos de ponerle un valor. Pero al final, llega un momento en el que te decides a dar el paso y es cuando quieres que tu hobby pase a ser tu negocio. Y como dice la frase de arriba las ventas es la parte fundamental, es algo por lo que tienes que pasar, así que es normal tener miedo, pero has de saber enfrentarte a él y vencerlo.

La cuestión es ponerse manos a la obra, tener muy claro que es lo que quieres vender y a quien. Trabajar muy bien el producto para sentirte orgulloso de él. Y entonces lanzarlo al mercado, ver que sucede y poco a poco ir puliendo esta fase de ventas, sabiendo que canales utilizar, si variar el precio, buscar otro target, modificar un poco tu idea… Hay muchos aspectos que irán surgiendo a medida que recorres el camino, así que cuanto antes empecemos mejor.

Foto: Cayo Candido