Dos conceptos se unen para dar nacimiento a la miedocridad. Por un lado tenemos el término del miedo, una palabra sobre la que ya he hablado en anteriores posts y por otro la mediocridad. Primero pondré las definiciones de cada uno, para que todos tengamos las mismas bases.

Mediocre: Que es mediano o regular, tirando a malo, en cuanto a su calidad, valor, interés, etc. Que no tiene un talento especial o no tiene suficiente capacidad para la actividad que realiza.

Miedo: Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario. Sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.

La cuestión es que nuestros miedos son los únicos responsables de que seamos mediocres. La persona mediocre es aquella temerosa que no supera sus miedos, no se atreve a lanzar algo nuevo, hace lo que la mayoría por el que dirán, no da un paso adelante. Todo ello da como resultado el que no progrese y se quede en la media, por lo que no sobresale del resto, se estanca.

Sólo has de vencer tus miedos para que la mediocridad desaparezca por completo, de esta forma estarás aportando algo diferente, algo que el resto de personas no se atreve a realizar. Es así como podemos desviarnos del camino más transitado y ofrecer una solución diferente que nos haga distinguirnos de los demás. Se trata de arriesgar, lo que pasa es que el miedo es un obstáculo bastante grande que hace que procrastinemos en vez de ir un poco más allá.

Tan malo es ser miedoso, como mediocre, lo que pasa es que si somos conscientes de que nos encontramos dentro uno de estos grupos, ya es un gran paso para poder superar ambos a la vez. Si tenemos claro cuales son nuestros miedos, no dudemos en enfrentarnos a ellos, esta es la única forma de destacar dentro de nosotros, ya que sino estamos permitiendo que ellos nos controlen. Pero si nos vemos dentro de la mediocridad, también hemos de fijarnos en nuestros miedos y sino los tenemos claros, preguntarnos cuales son y profundizar sobre ellos, ya que son los causantes de que nos mantengamos en la linea de lo mediano o regular.

¿Tienes miedocridad? ¿Eres miedocre? Tanto si te consideras como sino, busca tus miedos, es lo mejor que puedes hacer.

Foto: Free-Photos-242387