Las vacaciones fueron el tema central de los posts de la semana de hace un año. En el primero profundizó en el significado de este concepto. Y en la  segundo explico mi propia experiencia sobre lo que para mi representan y lo que hago en ellas.

Vacaciones. ¿Qué son?

Conocer el significado de las palabras es esencial para saber realmente de lo que hablamos. Todos tenemos claro que son las vacaciones, pero no todos conocen su etimología, algo que nos ayudaría a saber disfrutar más de ellas. Vacaciones a grosso modo es sentirse libre, no tener preocupaciones. Muchos lo asemejan con salir de la rutina y es así, el día a día puede cansarnos ya que estamos encerrados en un horario y a unas normas que abandonamos cuando estamos de vacaciones. Esta palabra tiene dos caras y es que dependiendo de su uso puede ser positivo o negativo. Pinchando sobre el título puedes saber más al respecto, primero saber más sobre este concepto y después conocer sus dos lados.

Mis vacaciones

Hay una palabra que me asalta la mente cuando escucho vacaciones y esta es despreocupación. Liberar tu mente y no tener que pensar en nada es algo esencial para empezar a considerar que estas periodo de descanso. Pienso que en este periodo has de hacer aquello que te plazca, preocuparte lo más mínimo de cualquier tema. Si tu mente esta en calma es que has conseguido entrar en un periodo vacacional. En mi caso intento hacer todo aquello que me apetezca, no planifico nada, me dejo llevar por el momento y sabes que lo estas haciendo cuando eres consciente del ahora, ya que es lo único que te importa. Si vuelves a leer la entrada de hace un año puede ser que todo te quede más claro.

Las vacaciones son una palabra que considero que esta contaminada y saber realmente que significa te ayudará a valorar realmente que son. Y si hay un objetivo durante este periodo es que tu mente esté lo más liberada posible de todo pensamiento. Si lo consigues, te puedes considerar en periodo vacacional, sino es así intenta alcanzar esta situación.