Muchas veces no se trata de querer, la cuestión es si puedes y si llegarás a serlo. A continuación dejo la definición para saber de lo que estamos hablando.

La noción de referente sirve para hacer mención a la persona u objeto que hace referencia o refleja relación a algo. El término suele aprovecharse para nombrar a quien sobresale y es, por lo tanto, un exponente o un símbolo dentro de un determinado ámbito.

En el anterior post hable sobre algunas personas que me sirven de referentes. Si me preguntaran si quiera llegar a ser un referente, la respuesta sin ninguna duda sería si. Ya que significaría que me he convertido en un persona importante dentro de una temática concreta.

Querer es poder

Esta frase la hemos escuchado muchas veces, pero lo que esta claro es que querer llegar a ser algo es el primer paso para conseguirlo. Luego ya viene la parte en la que nos hemos de poner manos a la obra para alcanzar nuestra meta.

Lo primero es conocer aquello que nos apasiona, en lo que somos verdaderamente buenos o ambas opciones a la vez. En mi caso todavía estoy intentando encasillarme dentro de un ámbito concreto, aunque lo cierto es que la escritura y comunicar lo que llevo dentro es a nivel general lo que pretendo. Lo que pasa es que he de especializarme un áreas más concretas.

Lo segundo es encontrar ese nicho de mercado en el que puedas sobresalir, ya que ahora existe mucha competencia en cualquier mercado, por lo que hemos de saber donde empezar, esto nos adelantará mucho. Sin embargo, sino lo tenemos claro, no importa, lánzate a la aventura y poco a poco ya irás encontrando tu camino.

Y para terminar, aunque es probable que no llegues a tu objetivo, has de esforzarte, ser muy constante, informarte y formarte en el campo que deseas conocer. La experiencia es la que al final te dará el verdadero conocimiento, así que cuantas más vivencias tengas dentro del entorno que hayas elegido, más posibilidades tendrás de llegar a ser un referente en la escena.

¿Donde te gustaría sobresalir? ¿Quieres ser un referente?

Foto: Pedro Gomila Carrasco