Es positivo tener una filosofía de vida, pero en lo tiempos que corren, parece que no tenemos tiempo para centrarnos en estos temas. El título llama un poco la atención, ya que me vino a la mente este mítico jugador búlgaro que no sé si tiene algo que ver con los estoicos, pero como el nombre se parece, pues he querido que apareciera en el título.

Hace ya un tiempo que voy conociendo un poco más a fondo la filosofía de los estoicos y la verdad es que me llama mucho la atención ya que mucha de las máximas que predica, las llevo practicando en mi día a día. Me apetece profundizar más en el tema y voy a leer varios libros sobre ellos, pero de momento aquí dejo 8 puntos claves que encontré en un post muy entretenido sobre esta filosofía.

  1. Trata de cambiar lo que puedes, ignora lo que no.
  2. Encuentra un mentor.
  3. Actúa mediante un propósito, no mediante las pasiones.
  4. Abraza tu destino.
  5. La felicidad es una mentalidad.
  6. Prefiere la satisfacción duradera sobre la gratificación inmediata.
  7. Ocúpate de tus propios asuntos.
  8. Se consiente de tu inminente muerte, pero no le temas.

En mi opinión se trata de gente muy práctica y razonable, donde la primera preocupación es uno mismo. Cada uno tiene el poder de actuar en su radio de acción y es aquí donde debe poner todo su ímpetu. Lo demás, simplemente ha de aceptarlo, ya que al no tener ningún poder de influencia sobre ello, es mejor que suceda con las consecuencias que conlleva. Se trata de buscar un equilibrio en la vida, sabiendo que siempre hay dos polos opuestos relacionados. Acercarse a los extremos no es la mejor opción, pero cada uno es libre de ir por el camino que decida. Eso sí, para tomar la decisión es aconsejable haber analizado bien la situación para que seamos conscientes de todo lo que conlleva.

Puedes leer un artículo muy interesante donde se resume bastante bien la forma de pensar de los estoicos en el siguiente enlace.

En el siguiente post profundizare un poco más en cada uno de los puntos. De momento reflexiona sobre ellos y analiza si hay alguno de ellos que practicas.

Foto: elhombresuperior (Marco Aurelio)