No se si todavía lo soy, pero algún día me gustaría llegar a ser estaico, esta es una palabra inventada por mi y que asocian dos formas de pensar, dos corrientes filosóficas, dos maneras de entender la vida que creo que se entremezclan muy bien. Me gusta realizar fusiones de palabras, ya que gracias a este juego hace que estas sean memorizadas de forma más efectiva. En este caso junto a los estoicos y al taoísmo. Quien no conozca sobre ello, puede leer infinidad de libros, aunque es probable que algo sepas de estas dos corrientes.

Una de mis frases fetiches es mens sana in corpore sano y juntando ambos conceptos esta máxima se hace posible. Para la optimización del cuerpo utilizaremos el taoísmo, mientras que para la mente nos apoyaremos en los estoicos.

Tao – cuerpo

La traducción de esta palabra es el camino, y se basa en una corriente del pensamiento donde se hace mucho hincapie en el conocimiento del funcionamiento del cuerpo, para que este se comporte de la manera más eficiente posible. En la sociedad en la que vivimos hemos dejado de lado a nuestro físico, pero en lo que se refiere al plano interno, es decir, a todo lo que sucede dentro, ya que en el aspecto exterior, él que queremos mostrar a los demás si que lo cuidamos. Sin embargo, aquí se trata de conocer los aspectos más sencillos de como funciona nuestro cuerpo y de esta forma estar lo más sanos posibles, algo que nos ayudará para que nuestra mente también este sana.

Estoico – mente

Luego tenemos nuestro cerebro y como todos sabemos, la forma que tenemos de pensar influye mucho en como vemos el mundo y como consecuencia hace que nuestra vida sea más o menos complicada. La filosofía estoica es muy razonable y se basa en la simpleza, ya que intenta que la vida sea sencilla, sin complicaciones, para ello recapacita muy bien sobre todo lo que sucede a su alrededor, sabiendo que es aquello que controla y lo que no. De esta forma sabe sacar el máximo partido a sus pensamientos y acciones, poniendo especial dedicación en aquello que puede alterar y dejando de lado lo que escapa a su control. Todo ello hace que tengamos la mente mucho más despejada para sacar el máximo rendimiento a aquellas tareas que nos importan de verdad.

Ambas corriente entran en profundidad en muchos más aspectos, pero aquí dejo unas pequeñas pinceladas, de lo que para mi es lo más importante. Ahora esta en la mano de cada uno conocer a fondo estas materias, aunque en futuras entradas escribiré más sobre estos temas, ya que pueden ayudar mucho a que llevemos una vida mucho más placentera.

Fotos: Flavia Costadoni – Puntos de Vista