La estación de verano es la que asociamos a las vacaciones, pero nos hemos parado a pensar verdaderamente ¿qué son las vacaciones? Primero contestaremos a esta cuestión haciendo referencia a su etimología:

La palabra vacaciones deriva del latín vacans, participio del verbo vacare: estar libre, desocupado, vacante (como un puesto de trabajo). Vacuus: vacío, desocupado libre.

Ahora es el momento de que nos hagamos esta pregunta en nuestro fuero interno, ya que cada uno tendrá su propia visión de lo que son vacaciones. Pero creo que todos coincidiremos en que la palabra descanso debe de acompañar a su definición.

Lo malo

Mucha gente espera con ahínco este periodo. De esta forma el tiempo pasa mucho más rápido. El simple hecho de fijarnos una meta, en este caso el día en que empiezan las vacaciones, hace que no disfrutemos el presente y vivamos pendientes del futuro. Incluso recordando el pasado para intentar no volver a cometer las mismas acciones y disfrutar de nuevas experiencias. El problema es que vivimos inmersos en nuestros pensamientos, dejando pasar los momentos que nos ofrece la vida, sin ser conscientes que muchos de ellos pueden ser más interesantes que los que viviremos en el período vacacional. Nos hacemos el cuento de la lechera y puede ser que no se cumplan las expectativas. Así que, a priori, parece mejor disfrutar de lo que nos ofrece el ahora y ya viviremos lo que venga.

Lo bueno

Cuando llega el momento todos tenemos planificadas nuestras vacaciones e intentamos disfrutarlas al máximo. Aunque, es verdad que, es complicado mantenerse totalmente desocupados y estar libre durante tanto tiempo y más aún cuando se tiene familia y un niño pequeño como es mi caso. Al final se trata de quitarnos responsabilidades y vivir sin preocupaciones durante los días o semanas que duren nuestras vacaciones. Mucha gente vive estresada durante este periodo y el problema es que no se ciñe al significado de las vacaciones, donde descansar y abandonar nuestras rutinas son lo más importante, además de realizar todo aquello que nos apetece.

Al final las vacaciones son muy personales y cada uno las aprovecha de la mejor forma posible, el tema esta en si queremos asociarlo a un tiempo determinado del año o podemos disfrutar de vacaciones todo el año. Lo cierto es que hemos de saber explotar al máximo estos momentos y sacar todo el provecho que podamos de ellos.

Foto: Jan Pelz