Qué pensarías si te digo que es posible disfrutar de vacaciones todo el año. Pero para ello es indispensable saber planificar muy bien tu tiempo, aprovecharlo de la mejor forma posible y tener muy claro que es aquello en lo que quieres gastarlo.

Mucha gente pasa el año currando y sabe que está de vacaciones por el simple hecho de no ir a trabajar, esto marca la diferencia. Y el problema que ocurre es que se olvida de disfrutar durante este periodo, el mero hecho de no acudir al puesto de trabajo ya es motivo de vacaciones. Este es uno de los puntos fundamentales que hemos de cambiar si queremos que nuestras vacaciones estén presentes a lo largo del año y no sólo durante un lapso de tiempo concreto.

Las vacaciones son ausencia de trabajo, pero también significa disfrutar del momento y de todo aquello que nos apasiona hacer. Es un error estar esperando durante un año ciertas fechas para descansar de verdad y realizar todo aquello que no podemos hacer en nuestra rutina diaria.

Vacaciones al día

A continuación dejo una serie de puntos a tener en cuenta si quieres disfrutar de vacaciones a diario:

  • Planifica tu día como si se tratara de un año.
  • Marca claramente cuales son las horas de ocio y cuales las laborales.
  • Intenta cumplir este horario. A medida que pase el tiempo te harás más especialista en la materia y lo harás de forma más eficiente.
  • Trabaja en aquello que te apasiona, así no habrá tanta diferencia mientras estés inmerso en labores laborales o en tu tiempo de ocio.
  • Disfruta de aquello que haces, no importa la tarea que sea.
  • Fija una hora para parar y descansar, el tiempo lo delimita cada uno.

Al final se trata de saber diversificar las 24 horas que disponemos y sacar el máximo partido a cada uno de estos minutos. El error viene cuando planificamos el día en conjunto, ya que sin darnos cuenta perdemos muchas horas, simplemente por el hecho de no tenerlas contempladas. Hay tiempo para todo, así que no dejemos que una tarea diaria, en este caso el trabajo, sea la que contamine el resto de la jornada, dividamos el día y disfrutemos de él. Tan fácil como hacer cualquier día lo que harías en vacaciones, sólo has de proponértelo y hacerlo.

Foto: Alicia A. L.