Ya llevo unos años haciendo una pequeña pausa en el blog aprovechando las vacaciones de verano. En anteriores años pare durante el mes de agosto, pero este ha sido diferente, ya que el descanso lo realice la segunda quincena de julio, aprovechando mi periodo vacacional y también lo haré durante lo que queda de mes.

La idea es dejar de pensar en el blog y ver que es lo que sucede. No voy a planear nada, voy a dejarme llevar y si me apetece escribir algo o buscar temáticas para la vuelta, pues dependerá de las ganas que tenga cada día.

Así que sin más dilaciones me despido hasta el mes de septiembre, no prometa nada. ¿Continuidad o cambio? En menos de un mes la respuesta.

Foto: Nicholas Liby