Cambio desde abajo

Es época de vuelta al cole y desde que soy padre es un momento donde te vuelves a plantear muchos aspectos de la educación actual. Ayer tuvimos la oportunidad de reunirnos con la que va a ser la profesora de nuestro hijo mayor que tiene 4 años. En la charla nos hizo participe de todo lo que va a llevar a cabo durante el curso, además de darnos unas pequeñas pautas, para que tanto padres como profesores vayamos por la misma senda en la educación de los pequeños.

Mientras estaba allí sentado me di cuenta, y cada año que pasa soy más consciente, de la importancia de intentar ofrecer la mejor educación a nuestros hijos, el colegio a donde lo llevamos es importante, pero el peso de la educación hemos de asumirlo los padres, siempre teniendo en cuenta todo lo que realizan en sus horario escolar. Creo que si se unen estos dos ámbitos y uno refuerza al otro, se crean sinergias donde el niño es el gran beneficiado, además de que esta es la forma en al que estamos cultivando el futuro.

Los niños son esponjas y todo lo que aprendan tiene una fuerte impronta para el día de mañana. Estamos viendo que el presente nos avisa de que las cosas pueden ir a peor, así que hemos de tomar consciencia y cambiar cuanto antes algunos de nuestros comportamientos, pero sobre todo hemos de poner mucho hincapié en los más pequeños, ya que el verdadero cambio se verá cuando ellos crezcan.

A medida que nos hacemos mayores es más complicado cambiar, no es que sea imposible, aunque para algunos parece que si, pero en la mayoría de los casos el esfuerzo que se ha de realizar parece que no motiva para hacer esa pequeña transición. Por ello hemos de poner nuestros esfuerzos en la generaciones futuras, eso sí, tenemos que tener claro que hemos de cambiar algunos de nuestros hábitos, ya que hay que predicar con el ejemplo y si queremos que las siguientes generaciones actúen para hacer el bien, hemos de empezar por cada uno de nosotros.

El verdadero cambio se verá reflejado en el futuro, pero para ello es importante que nos centremos en los verdaderos actores de ese futuro, nuestros hijos. Hemos de enseñarles, y que vean con sus propios ojos, los errores que hemos cometido las generaciones anteriores y que se den cuenta de lo que no han de hacer. Al final es un trabajo en equipo, donde la sociedad ha de unir sus fuerzas, pero vuelvo a recalcar que el foco hemos de ponerlo en nuestros hijos.

Foto: lambifundofhaiti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.