Cambio desde dentro

Esta reflexión va dirigida a todas la gente, pero en especial a aquellas que tienen contacto directo con los más pequeños de la sociedad, desde profesores, padres o cualquier persona que tenga alguna interacción o viva una situación cercana con los niños. Lo importante es predicar con el ejemplo, ser conscientes de como queremos ver a nuestra sociedad mañana y actuar en pro de esta meta. Para ello es primordial que los niños se vean envueltos por gente que promueve buenos hábitos para el bien común de la sociedad y el porvenir del mañana.

Sin embargo hay algo que tenemos que tener en cuenta y es que todos hemos de cambiar, en mayor o menor medida, pero hemos de ser conscientes de todo lo que hacemos y a partir de ahí modificar lo que debamos y mantener el resto. En este momento no se trata de preocuparnos de los demás, de lo que hacen o dejan de hacer. Cada uno ha de ocuparse de uno mismo y pensar que puede ser un buen ejemplo para cualquier niño. Lo mejor sería estar atento al mayor máximo de detalles posibles, pero sé que el camino es duro, así que hay que empezar por lo más simple y a partir de ahí avanzar. Hemos de proyectar en el niño valores positivos, que le eduquen y le hagan progresar para que se conviertan en buenos ciudadanos.

El cambio tiene que venir de dentro de cada uno, pero hemos de ponernos en el punto de vista de los niños, para saber que es lo que pueden pensar sobre lo que hacemos o decimos. Hemos de analizar, evaluar, profundizar un poco en cada acción que vayamos a realizar o palabras que vayamos a decir, sobretodo si delante se encuentra un menor, ya que aquí el niño puede aprender algo negativo, por ello hemos de estar muy atentos en ofrecer nuestra mejor versión.

La verdad es que los padres o profesores son los que más interacción tienen con los niños, por lo tanto los que más atención han de poner, pero el trabajo de ellos se puede ir por la borda si hay otra persona que muestra una cara negativa. Así que si queremos que haya un cambio de paradigma en esta sociedad en la que vivimos, hemos de mirar en nuestro interior y cambiar lo que pensamos que tenemos que cambiar, cada uno lo sabe en su fuero interno, lo que sucede es que nos cuesta ver, pero sobretodo ponernos manos a la obra para conseguirlo. Así que el cambio global viene a partir del cambio personal, por lo que el primer paso depende de cada uno de nosotros, cuanto antes lo demos mejor.

Foto: David Hanagan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.