Cartas personalizadas

El año pasado el tema de las cartas personalizadas fue la temática de los posts de hace un año. En el primero resumo y recuerdo el proyecte que llevé a cabo hace dos años. Mientras que en el segundo doy datos y números analizando y cuantificando al cantidad de cartas que entregué, si tuve respuesta y algo más.

Cartas personalizadas y sinceras

En esta entrada recuerdo con alegría la acción de escribir a mis más allegados una carta personalizada. Aquí dejo los aprendizajes más importantes, pincha en el título para volver a leer la entrada. Aunque lo más destacable, es el hecho de perder el miedo de abrirte a las personas que te rodean, mantener una constancia a la hora de redactar cada carta, no tener miedo de hacer la entrega en mano y sobretodo liberar la mente de pensamientos que tenía desde hace tiempo. Si tengo que elegir uno de ellos me quedo con la liberación de espacio en mi cerebro para dedicarlo en otros quehaceres. Además de resaltar que con esta acción no pretendía obtener nada a cambio, no esperaba una reacción, algo que ayuda mucho, ya que el que espera, desespera, pero este no fue mi caso.

Cartas personalizadas. Números

Esta es la parte fría de una acción muy pasional. Aquí hablo sobre cuanta gente recibió una de mis cartas, cuantas me contestaron, como lo hicieron. Es una información que siempre está bien conocer, aunque en mi caso no tenía ningún interés, ya que mi acción fue bastante egoísta, ya que tan sólo era para liberar mi mente de unos pensamiento que tenía de siempre sobre diferentes personas y creía que lo más acertado es que ellos fueran conocedores de dicha información, ya que eran los protagonistas. La verdad es que la aceptación y respuesta de la gente fue muy positiva y aunque no esperaba nada a cambio siempre te alegra recibir después de haber dado. La mayor parte de las personas lo hizo vía whatsapp, otros muchos en persona y poca gente con una carta. Pero bueno no me importa, lo mejor fue la contestación instantánea de la gente, ya que nada más terminaban de leerla enseguida tenías un whatsapp agradeciendo la acción.

Dos entradas que sirven como recordatorio de una de las acciones que más enorgullezco de haber realizado y con la que me siento la mar de satisfecho. Lo único que puedo decir y aconsejar es que si tienes tiempo y ganas, no dejes pasar la oportunidad y la lleves a cabo, ya que la recompensa es mayor de lo que puedas imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.