Criticar por criticar

Criticar por criticar

11 noviembre, 2014 2 Por marcosedo

Una de las acciones más utilizadas por la mayoría de la población. Este verbo aparece tanto en situaciones cotidianas y charlas entre las personas, como en la televisión, donde criticar esta a la orden del día. Además es un verbo con dos caras, la parte positiva y la negativa, de cada uno depende utilizar un modo u otro.

Criticar

Al fin y al cabo, criticar, desde un punto de vista objetivo, es dar la opinión personal respecto a una situación, acción, comportamiento o discurso de alguien. Y nuestras percepciones siempre están contaminadas por nuestros pensamientos y formas de ver la vida, por lo que suelen ser muy subjetivas, es complicado ser imparcial. Lo bueno de este verbo, es que si aparece, es por que lo que has dicho o hecho, ha llamado la atención, ya que hay alguien que se preocupa por juzgarlo.

Critica negativa vs positiva

Tenemos dos opciones a la hora de juzgar, hacerlo positiva o negativamente. La segunda opción es la elegida la mayoría de las veces. Es mucho más fácil hacer una crítica negativa y parece ser que no tenemos ningún reparo en decirlo. Encontramos fallos y errores en seguida, sobretodo porque siempre existe una razón para decir que nosotros haríamos algo de otra manera. En cambio nos cuesta ensalzar las bondades de alguien, no se porque nos da vergüenza ver las cosas buenas que hacen los demás, es como si existiera una pequeña envidia, a pesar de saber que lo dicho o hecho por el otro esta muy bien.

criticarTodos sabemos hacer críticas, aunque habría que mejorar en las formas, sobretodo en las negativas, ya que toda crítica, sea perjudicial o positiva puede servir para corregir algo. Sin embargo, es primordial saber aceptar los juicios, sobretodo los que van en nuestra contra. La crítica negativa se lleva la palma, todos la queremos utilizar,  pero no recibirla. Opto por cambiar esta tendencia, por una parte, criticar constructivamente y por otra saber acatar ambos juicios por igual. Como he comentado en anteriores ocasiones, hay que predicar con el ejemplo, así que lo que das es lo que recibes.