Critico o criticado

Critico o criticado

13 noviembre, 2014 0 Por marcosedo

Tras haber hablado del verbo criticar en el anterior post, ahora entran en escena los personajes que participan en la crítica. Por un lado podemos ser el critico, el que hace el juicio de valor, o ser el que recibe las criticas, o sea, el criticado. Hay que tener en cuenta que la crítica se hace para intentar crecer y mejorar, creo que este es el primer objetivo que tenemos que tener en cuenta.

El criticado

Cuando las criticas son positivas, nos encanta hacer este papel, sin embargo, es importante saber valorar y digerir estos juicios, ya que estos pueden no ser certeros o sinceros. Ante bonitas palabras no hemos de caer en la tentación de, simplemente, aceptarlas; hemos de ir un poco más allá y no cegarnos por este éxito. Hay que comparar el trabajo o discurso realizado, con la apreciación hecha y siendo lo más objetivo posible, sacar conclusiones.

El caso es diferente cuando los comentarios que componen la crítica son negativos. Esta es una situación que tenemos que aceptar, ya que puede ser más beneficiosa para nosotros que los halagos. Hay que saber extraer el porque de estos comentarios y buscar soluciones para cambiar su signo, además nos pueden servir para encontrar debilidades en nuestro proyecto o discurso.

critico_criticado

El critico

A todos nos gusta opinar, pero lo principal es ser valiente y decir las cosas a la cara, ya sean apreciaciones negativas o positivas, no hay que esconderse y sólo hablar de terceros, se debe ir de frente. Ya que solemos decir lo positivo a la cara y lo negativo a la espalda.

Cuando se trata de alabanzas, todos estamos dispuesto a pronunciar nuestro discurso sin tapujos, sobretodo si estamos delante de la persona halagada, aunque también hay que hacer lo mismo cuando ella no este delante. Ya que si criticas algo no importa a quien te dirijas, el juicio debería ser el mismo.

Al contrario pasa con los comentarios negativos, solemos ser reacios a comentarlos con la persona interesada y muy fácilmente lo hacemos con el resto.

No importa el signo que tenga la crítica, si vamos a juzgar a alguien, hemos de ser francos con nosotros mismos y pensar antes de hablar. Nuestras palabras tienen que basarse en verdades y tener argumentos para defenderlas, no hay que decir las cosas por decir. Es importante que tengan fundamento, para que el criticado pueda sacar algo de provecho.

Como resumen, la única palabra a destacar es la empatía, hemos de criticar como nos gustaría ser criticados, tanto para bien como para mal y sobretodo no tener objetivos perversos, es decir, nuestras críticas han de ser constructivas y cuando somos los criticados intentar sacar algo positivo.

¿Eres de los críticos o de los criticados? ¿Son constructivas tus criticas? ¿Aceptas ser criticado?

Imagen de: Adam Arroyo