Dar explicaciones

¿Necesitamos que nos den explicaciones? ¿Necesitamos darlas? ¿Por qué sucede esto? Cuando necesitamos explicar algo puede ser por dos razones. La primera tiene que ver con la complejidad del asunto en cuestión, por lo que hace falta desarrollar argumentos para que la gente comprenda lo que intentamos explicar. La segunda razón tiene que ver con el receptor del mensaje, ya que es posible que haya personas que necesiten más aclaraciones que otros para comprender lo que estamos diciendo. Al final, si hay que explicar algo es porque el tema no es tan simple, sino, no haría falta decir más. Sin embargo, voy un poco más allá y voy a intentar responder a las preguntas que formuló al principio

¿Necesito que me den explicaciones?

Pues depende, si el tema me interesa y no entiendo muy bien lo que me están diciendo, no esta de más preguntar para tener las cosas claras. Hay que tener en cuenta que cuando nos explican algo, él cómo lo hacen es importante. Si nos hablan claro es complicado que necesitemos explicaciones, simplemente hemos de aceptar y respetar lo que no están diciendo. Sin embargo, puede ser que no faciliten la comprensión de lo que dicen mediante palabras vacías o rellenando huecos innecesarios, eso es porque no es trigo limpio lo que nos quieren decir y es cuando las explicaciones son necesarias. Aunque, sino nos interesa, es mejor escuchar y punto, no hace falta hacer más larga la conversación

¿Necesito darlas?

Aquí nos encontramos en la otra orilla del río. En mi caso, si necesito dar explicaciones es porque no me he expresado de forma correcta, ya que he de ampliar mi discurso. Pero si me preguntan, no voy a negar repetir lo dicho o intentar explicarlo con otras palabras. También hay que tener en cuenta, si la persona a la que intentamos convencer nos importa y si está da señales de que le importa lo que decimos, sino, es mejor guardar las explicaciones y ahorrar saliva para otro momento.

¿Por qué sucede esto?

Para finalizar y a modo de resumen. Es más simple de lo que parece, pero se vuelve muy complicado el tema de las explicaciones, ya que como hemos visto influyen varios factores, el tema, el emisor y el receptor. La cuestión es hablar claro, sin pelos en la lengua o si estamos en el otro lado, escuchar y empatizar con lo que nos están diciendo.

Foto: Straatmoment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.