De vuelta al camino

De vuelta al camino

15 septiembre, 2020 0 Por marcosedo

No han llegado a cumplirse los 3 años desde que empecé el Camino de Santiago del norte con mi padre. Ya tenía ganas de volver y continuar por donde nos habíamos quedado ya que la zona y el paisaje prometían el disfrute de cada paso que íbamos a andar. Pero esta vez contamos con la incorporación de un nuevo miembro a la expedición, mi cuñado. La verdad es que tan solo con la compañía, importa poco a donde vayas de viaje, pero al juntarse ambos elementos, ha hecho que la experiencia valga mucho más la pena, ya que hay mucho más valor dentro de ella.

Fue un viaje sin planificar, es decir, hasta 3 días antes no sabíamos que estaríamos recorriendo los Montes Vascos, pero el hecho de que yo quisiera volver para seguir avanzando etapas, con la compañía de mi padre y que mi cuñado disponía de unos días de vacaciones y tenía ilusión por vivir la experiencia del Camino, hizo que no lo pensáramos mucho y nos lanzamos para disfrutar de este viaje.

Empezamos donde nos quedamos la otra vez, en Deba y desde allí, durante 4 días caminamos hasta Bilbao, el primer día fue toma de contacto, tan sólo 5 kilómetros para llegar al albergue, los siguientes, ya tuvieron una media de 25 km, recorriendo los Montes Vascos y con el desnivel que ello comporta.

Para mi es la tercera vez que transito el camino de Santiago, primero con mi padre, luego con un compañero de trabajo, realizando las primeras etapas del camino Francés hasta Pamplona y ahora esta. Todavía no lo he realizado en solitario, algo que tengo pendiente, pero de momento he de reconocer que el tema de la compañía es muy importante. En cada viaje he disfrutado con los compañeros, ya que el camino da tiempo para todo, momentos de hablar, otros de reír, otros de silencio, pero el hecho de saber que cuentas con alguien al lado siempre es un apoyo importante.

En esta ocasión he disfrutado de la compañía de dos personas que aprecio y amo mucho, dicen que tres son multitud, pero para nada, ya que lo bueno de ir en trio, es que tienes la posibilidad de ir un poco más a la tuya sin dejar a los otros dos solos, ya que ellos se hacen compañía. Volveremos para seguir cumpliendo etapas y llegar a Santiago, una muy buena experiencia donde cada uno se lleva su propio aprendizaje y donde el hecho de compartir, hace que la experiencia sea mucho más vívida.