Deja la lectura en verano

Deja la lectura en verano

5 septiembre, 2020 0 Por marcosedo

Los libros fueron los protagonistas de las entradas de la semana de hace un año. En la primera hago una recopilación de las que he leí durante el verano pasado. Mientras que en el segundo reflexiono sobre el tema de abandonar la lectura de un libro. Pincha en el título de cada uno si quieres volver a leer el post al completo

Lectura verano 2019

El verano es una buena época para leer, ya que parece que dispones de más tiempo, no fue mi caso en el 2019, ya que la peque de la familia ya requería de más atención y la elección no acertada de algunas obras, hizo que no leyera tanto en comparación con el año anterior. Aún si tuve lecturas bastante variadas, con temas muy diferentes entre ellos, lo que hace que pudiera abrir más horizontes en mi mentes. Lo mejor de todo es el aprendizaje de saber dejar un libro si este no me aportaba nada, algo que todavía no había hecho hasta la fecha. Conoce la lista de libros volviendo a leer la entrada.

Deja ese libro

En este post reflexiono sobre el aprendizaje del verano de 2019, saber dejar un libro, algo que no había hecho, me gusta terminar las cosas, no dejarlas a medias, pero al final llega un momento en el que te das cuenta que ese tiempo lo podrías emplear en otras acciones que te puedan aportar algo más y si sabes que el libro que tienes entre manos no te llena, mejor cerrarlo y pasar a otra cosa. La cuestión pasa por disfrutar del tiempo que tienes y si estas con un libro entre manos, que al menos este sea de tu agrado. Lo mismo sucede con otras acciones de nuestro día a día, nos cuesta dejarlas, preferimos terminarlas a pesar de que no nos van a aportar nada nuevo.

De los libros siempre puedes aprender algo, en mi caso, puedes hacerlo gracias al contenido que te ofrecen, pero si te mantienes atento y buscas un poco más allá, al final puedes llevarte aprendizajes como el que he explicado antes, sobre saber dejar las cosas cuando tocan y no preocuparte en el hecho de que se queden a medias. De cada acción que realizas o deja de realizar, si profundizas un poco, siempre puedes aprender algo, así que mantén los ojos despiertos y la mente abierta para seguir progresando.