Di lo que piensas, piensa lo que dices.

Di lo que piensas, piensa lo que dices.

5 marzo, 2013 0 Por marcosedo

Estas dos frases hemos de tenerlas muy en cuenta a la hora de comunicarnos, separadas parece que esten incompletas, sin embargo juntas crean una sinergia que las hace muy poderosas por lo que ambas han de ir de la mano. Hay que encontrar el equilibrio entre las dos, para que tengan un impacto mayor.

Di lo que piensas

Sería lo más coherente del mundo, es un acto de sinceridad, de transparencia, de confianza. No obstante la gente tendría que ser muy respetuosa, ya que debería de asumir aquello que decimos y pensar sobre ello, antes de molestarse o sacar conclusiones precipitadas, sólo debería aceptar la opinión o punto de vista. No obstante sabemos que muchas veces las cosas no son tan fáciles como deberían ser.

Cada uno es como es, somos únicos y por lo tanto tenemos nuestros propios pensamientos, pero a la hora de expresarnos es cuando entra a escena la otra frase…

Piensa lo que dices

Hay que tener en cuenta el como decir aquello que pensamos, esto es lo importante de esta oración. Hemos de ser coherentes con nosotros mismos y mantenernos fieles a nuestros principios, a la vez de mantener el respeto por nuestros receptores, ya que hemos de tenerlos en cuenta, sino queremos molestarlos.

Tambien hay que destacar que muchas veces aquello que decimos puede ser malinterpretado, pero nosotros no podemos hacer nada ante esta situación, lo único es intentar explicarnos de la mejor manera posible, de ahi que hemos de divagar como expresar aquello que pensamos.

pensar_decir

Conclusión. Sinergia de las dos oraciones

Hay que encontrar el equilibrio entre ambas frases, hay que decir lo que se piensa, pensando lo que vamos a decir.

Si únicamente decimos aquello que pensamos nos podemos meter en infinidad de problemas, ya que no mediremos nuestras palabras

Por contra, si pensamos mucho aquello que decir, no seremos fieles a nosotros mismos, ya que intentaremos quedar bien con los demás y perderemos nuestra esencia.

La solución es tener en cuenta el conjunto y no utilizar las frases de manera individual.

¿Eres fiel a tus principios? ¿Dices lo que piensas? ¿Te paras a pensar como decirlo?