Doble empatia reversiva

Doble empatia reversiva

26 septiembre, 2020 0 Por marcosedo

Parece un concepto complicado de entender a primera vista, pero si profundizas y reflexionas sobre él, te darás cuenta de la importancia que tiene en nuestras relaciones sociales, la empatía reversiva fue el tema central de los posts de la semana de hace un año. En el primero hago una pequeña introducción sobre la empatía. Mientras que en el segundo

Empatia reversiva

Para empezar, hemos de tener presente lo que entendemos cada uno por empatía y este es un concepto complicado de entender, ya que cada uno tiene su propia opinión al respecto. Además, la empatía a veces nos hace caer en una pequeña trampa, donde no se trata de reconocer y ponerse en la piel del otro, sino en evaluar lo que haríamos nosotros en esa situación, que es algo bastante diferente. Pincha en el título para leer la reflexión al completo y entender el porque añado el adjetivo reversivo a este concepto y la importancia de tenerlo en mente.

Empatía reversiva. Parte 2

En esta segunda parte, profundizo un poco más en el tema de la empatía y de como dependiendo de la persona, la utiliza de una forma u otra. Hay gente que no se preocupa por nada, y no es que deje de ser empática, ya que al final los pensamientos que recorren la mente de los demás son impredecibles. Luego están los que se rompen los cuernos intentando averiguar cual es la mejor forma de actuar haciendo una media de todos los posibles pensamientos de cada persona y actuando, de una forma, lo más justa posible. Por último están los que intentan sacar provecho y sólo utilizan este concepto cuando les conviene. Pinchando en el título puede volver a leer el post y entenderlo de forma más clara.

La empatía puede ser un arma de doble filo y desde el principio hemos de sentar las bases con la persona que tenemos delante para que todos nos ciñamos a las mismas reglas y no hayan malentendidos. Este es un término un poco subjetivo y que da para un buen debate, cada uno que actúe de la mejor forma posible y que sea todo lo empático que quiera ser, pero eso no significa que los demás tengan que hacer lo mismo.