Este post se divide en dos, así que anticipo que tendrás que esperar a mañana para conocer la reflexión al completo. Aquí diferencio entre los tipos de edades que hay que conocer a la hora de entrar en el club de los padres.

Tras la experiencia de la paternidad te das cuenta que hay un pequeño desequilibrio entre la edad mental y física a la hora de ser padre. Es una opinión personal, pero hemos de saber que el cuerpo humano tiene una edad donde es más fértil, por lo tanto, más propenso para reproducirse, y esta no se corresponde con la edad mental donde de verdad estamos preparados para ser padres. Como en la mayoría de situaciones que vivimos a lo largo de nuestra vida, hay que ver las dos caras de la moneda y cada una tiene sus pros y sus contras. Así que depende de cada uno decantarse por una de ellas. En este caso no se trata de una decisión personal, sino que hay que tener un consenso con nuestra pareja. Tener un hijo, como ya he comentado en anteriores posts, es una experiencia que te cambia la vida, ya nada vuelve a ser como antes, el hecho de tener una persona que depende de ti, hace que ya no puedas desenvolverte en tu día a día de la misma forma como lo hacías, has de adaptarte a, posiblemente, el cambio más importante de tu vida.

Edad física

Según me he podido informar, la edad fértil del hombre es desde los 14 hasta los 60, dependiendo de la calidad del esperma. Pero la parte importante es la de la mujer y aquí si que hemos de tener en cuenta la edad. Hasta los 20 años se considera temprana, entre los 20 y los 27 es la mejor edad para concebir, a partir de los 35 ya empieza a descender la fertilidad y tras los 40 ya se considera una edad tardía. Ya conocemos un poco más cual es el mejor momento para entrar en el mundo de la paternidad.

En el próximo post desarrollaremos el tema de la edad mental y sacaremos las conclusiones correspondientes.

Foto: yomorasio