Más contenido sobre el hecho de escribir para las entradas de la semana de hace un año. En la primera hago una lista de hábitos a tener en cuenta para fluir a la hora de escribir. Y en el segundo post me centro más en el momento justo donde nos ponemos a escribir.

No todo es escribir

La necesidad de generar contenido hace que nos pongamos a escribir como locos desde el primer día. Pero con el paso del tiempo hemos de ser conscientes de cuando somos más productivos y eficientes para escribir. Tenemos que aprender a escribir cuando toca y para ello enumero una serie de hábitos que te ayudan a despejar la mente y que el momento de escritura sea más llevadero. Si pinchas en el título puedes conocerlos.

Momento de escribir, pero antes…

Este segundo post es una pequeña continuación del anterior, pero en esta ocasión cito una serie de puntos que ayudan de forma concreta en el momento de escribir. Cuando te pones delante del ordenador, es complicado que por influencia divina empieces a escribir sin ningún problema y fluyendo. Es posible que esto suceda las primeras veces, pero con el paso del tiempo es normal que esta tarea cueste un poco más. Por ello es importante ir con algo preparado, anticiparte al trabajo que vas a realizar. Se trata de pequeñas acciones que te facilitaran de manera considerable el hecho de redactar. Pincha en el título para conocer lo que hago, quizás te ayude.

La tarea de escribir lleva implícita muchas otras acciones a tener en cuenta, que son las que cuento en los posts de arriba. Así que no todo es sentarse a escribir y ya esta, sino que hay que realizar un trabajo previo que te ayudara a la hora de ponerte manos a la obra.