El día que Nietzsche lloró

Este libro fue el tema central de ambas entradas de la semana de hace una año. El simple hecho de escribir, dejar constancia de todo aquello que una obra te ha aporta, hacer un pequeño resumen, destacar lo que más te impacto y lo que aprendiste, hace que le saques mucho más valor. En el primer post listo todas aquellas frases que subraye mientras leía. Mientras que en el segundo me centro en aquello que aprendí.

El día que Nietzsche lloró

Con esta obra empecé una de las practicas que he adquirido mientras leo un libro y es subrayar todo aquello que llama mi atención para luego intentar sacar el máximo provecho de ello. Además, también dedico un post a cada libro, para dejar constancia de su lectura y todo aquello que me ha aportado. Creo que son dos acciones que refuerzan y le dan mucho valor a la lectura, ya que digieres un poco más el contenido del libro y lo plasmas a tu manera. Este post esta formado por todo lo que subraye mientras leía la obra, lo comparto contigo por si hay alguna frase que resuene y puedes sacar valor.

El día que Nietzsche lloró aprendí…

Tras volver a leer lo subrayado en esta obra, pude refrescar la memoria y reflexionar sobre algunas frases que me llamaron la atención, en esta entrada ofrezco aquellos puntos que destaco y que sirven como aprendizajes. Si pinchas en el título puedes volver a leer la entrada al completo, donde encontrarás una explicación más amplía de cada punto.

  • Las conversaciones con los demás son muy productivas.
  • Sincerarnos con alguien nos libera de nuestros pensamientos.
  • A veces vemos en los demás problemas que nos vemos en nosotros mismos.
  • Cada uno de nosotros ha de experimentar en sus carnes cualquier situación, sino es difícil que nos comprendan los demás por mucho que nos expliquemos.

Todo libro te puede aportar una serie de aprendizajes y conocimientos nuevos, pero para ello has de estar muy atento a lo que lees e intentar subrayar aquello que te llama la atención. Una vez terminado el libro y si quieres sacarle más jugo, habrás de volver a dar un repaso a aquello que destacaste o a las notas que añadiste. Estas son acciones que refuerzan el acto de leer y nos dan un extra que sólo mediante el esfuerzo se consigue, lo mejor es que todo lo que te pueden ofrecer, pero para ello has de poner de tu parte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.