El MDA que necesitas

El mundo de las drogas siempre llama la atención, ya escribí un post donde utilizaba el acrónimo del THC para hacer una reflexión sobre el tema de hablar claro. En el de hoy me sirvo de las siglas MDA, para que nos demos cuenta de ciertas palabras que tenemos que tener en mente si queremos alcanzar cualquier meta que nos propongamos. Empecemos.

M de MOTIVACIÓN

A la hora de iniciar cualquier proyecto hemos de estar motivados para ello. Tiene que haber algo que nos mueva por dentro. Todo empieza por el interés que tenemos sobre cierto tema y esto nos lleva realizar una serie de acciones para conocer más información sobre ello. Luego ya será momento de reflexionar y preguntarnos si podemos hacer algo al respecto por él. Es aquí donde hemos de generar movimiento, ponernos manos a la obra y que está motivación nos sirva como gasolina para que nuestro esfuerzo no sea un balde y nos mantenga en el camino para alcanzar las metas propuestas.

D de DISCIPLINA

Luego tendríamos la disciplina, que se trata de ser conscientes de cuales son las tareas que tenemos que realizar, reconocer todo lo que implica, saber donde nos hemos metido y ser consecuentes con ello. La disciplina se basa en la constancia, en continuar a pesar de las circunstancias que nos rodean, saber en todo momento lo que hemos de hacer y no cesar en ello. Podemos estar muy motivados para hacer algo, pero hemos de mantener un orden, saber que pasos seguir en cada momento y no dejarnos llevar por la euforia del momento, ya que nos encontraremos ante situaciones de bajón, donde la disciplina será la que tire del carro.

A de ACCIÓN

Pero nada de esto sería posible si no nos lanzamos a la piscina, si no nos ponemos manos a la obra, es decir, si no pasamos a la acción. Este es el paso más importante, el empezar a generar tracción, poner la maquinaria en movimiento, de esta forma la motivación y la disciplina se retroalimentan, cuanto más hagamos mejor. Por muy motivados que estemos y muy disciplinados que seamos, en cada idea o proyecto que tengamos en mente, la acción es el paso necesario. Ya que es posible que gracias a la acción luego surjan la motivación y la disciplina, no hemos de preocuparnos del orden de estos conceptos, pero cuando no lo tengamos claro, pasar a la acción es lo fundamental.

La disciplina y la motivación también se nutren de la letra «A», ya que de esta forma se convierten en auto-motivación y auto-disciplina. Hemos de ser nosotros mismos los que nos nutramos a nosotros mismos, no hemos de esperar que venga de fuera ese porqué que nos haga movernos, ni tampoco que alguien sea el que nos marque las pautas de que hacer y como seguir. Cada uno ha de saber gestionarse, de esta forma el éxito del proyecto sólo dependerá de nosotros mismos y no de elementos del exterior que no controlamos. Utiliza el MDA para todo lo que quieras alcanzar y verás como su realización se vuelve más fácil.

Foto: Dan Adkins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.