En esta reflexión puede surgir la duda sobre si lo importante es ser auténtico  y simplemente generar contenido propio, con todo lo que ello conlleva. O si por otro lado te sinceras , das a conocer tus fuentes y nombras a aquellas personas que te ha influenciado para componer tu mensaje. Aunque hay una tercera opción en la que copias pero te las das de ser original, una vía con la que no estoy nada de acuerdo.

En la época que vivimos las cosas ya están casi todas dichas. Al final se trata de compartir un mensaje, independientemente de quien lo haya generado, con el que tu te sientes identificado. Muchas gente prédica lo mismo pero de diferente forma. Hay veces que estás de acuerdo con esos principios que cita una persona y las preguntas serían. ¿Por qué quieres decirlo a tu manera? ¿Y si no sabes? ¿Hay otra que gente lo hace mejor? He reflexionado mucho sobre muchos temas y en las mayoría de ellos he encontrado a gente que expresaba mis pensamientos muy bien. Entonces es cuando creo que no es malo coger sus palabras y poder hacerlas llegar a tu público siempre citando la fuente. No se trata de copiar, la cuestión es que si algo está bien dicho y no se puede mejorar por que capta muy bien la esencia de lo que quieres comunicar, ¿esta mal hacerlo?  Sigo a mucha gente con la que soy muy afín a su forma de pensar y la que muchas veces ha expresado con palabras pensamientos que ya he tenido.  Si algo me importa, es comunicar mi manera de pensar y que la gente que quiera la copie, pero si alguien se adelanta a mis pensamientos o sabe transmitirlos mejor que yo, les daré la voz.

En mi blog trato de comunicar temas que hagan reflexionar a la gente, y como es obvio, estoy influenciado por otras personas, a veces de forma inconsciente. Lo que pasa es que no me caen los anillos por citar a las personas que me inspiran, creo que lo que importa es que el mensaje llegué de la mejor forma posible a la mayor audiencia posible. Así que no tenemos que preocuparnos cuando haya alguien que se adelante a nosotros en algún pensamiento o reflexión. Podemos elegir los caminos citados arriba, intentar decirlo con nuestras palabras, siempre con la intención de mejorar lo dicho. Y sino copiar tal cual el mensaje, pero citando a su autor. La tercera vía no tiene cabida.

¿Cual eliges tu?

Foto: Carlos Punto