El tiempo pasa

Aprovechando la primera frase de la canción que daba título al post anterior, reflexiono en esta entrada sobre un hecho que sucede a cada segundo, pero que sólo somos capaces de percibirlo en muy pocas ocasiones de nuestra vida. Sólo somos conscientes de ello cuando nos interesa o nos gustaría tener un control sobre él, algo que es imposible. Nadie puede controlar el tiempo, ya que este pasa sin oposición ninguna, no importa lo que suceda, el tiempo sólo tiene una dirección y lo que ocurre ya no vuelve.

Sin embargo, existen técnicas para que seamos más consciente del más preciado valor que poseemos y lo aprovechemos de la mejor forma posible. La primera es ser consciente de la frase que da título al post, el tiempo pasa y si queremos aprovecharlo hemos de fluir con él, acompañarlo, no nos podemos quedar parados a ver que sucede, esto es perder el tiempo. La cuestión pasa por ser consciente de lo que hacemos en cada momento y saber porqué lo hacemos. Hemos de echar a un lado el piloto automático, ya que este no aporta nada. Encontrar el porqué hacemos lo que hacemos, analizar todos los aspectos posibles de cada acción, sus consecuencias y cualquier dato que se te ocurra, todo ello sirve para saber a ciencia cierta si estamos en comunión con lo que pensamos y hacemos. El único objetivo de todo esto es que nos sintamos plenos con las acciones que realizamos en nuestro día a día y no pensemos que ha sido en balde.

Cada día tiene 24 horas y cada uno las distribuye como quiere, no me sirven excusas, cada uno es el dueño de su tiempo, lo que pasa es que cuesta darse cuenta de cuales son aquellos ladrones de tiempo, ya sean personas o situaciones. Pero sobretodo enfrentarse a ellas, aunque este es el paso que hemos de dar una vez los hayamos identificado. El piloto automático es uno de los compañeros más fieles de la mayor parte de la sociedad, hace que no tengamos que pensar, nos ayuda a que el tiempo pase cuando no tenemos ningún interés en él, así que nos cogemos a él, normalmente durante los primeros 5 días de la semana. El fin de semana ya es otra cuento, aunque algunos siguen con el piloto automático, hay otros que quieren cambiar su forma de actuar, lo que pasa es que estamos tan acostumbrados que luego modificar las rutinas cuesta y así pasan las semanas, pensando que es una repetición de la anterior, salvo pequeños detalles que despuntan durante el sábado y domingo.

El tiempo pasa todos los días por igual, así que hemos de valorarlo de la misma manera, aprovechando cada momento en aquello que más nos aporte. En muchas ocasiones nos saldremos con la nuestra, pero en otras tendremos que claudicar, aunque hemos de ver esto de forma global y que en la mayor parte de nuestro tiempo, este lo haga a nuestro favor.

¿Qué relación tienes con el tiempo? ¿Cómo de rápido o lento pasa?

Foto: Knut Roberto Ås

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.