Entre el pensar y el decir

Entre el pensar y el decir

6 octubre, 2020 0 Por marcosedo

«Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa» Jacinto Benavente

Esta es una cita muy paradójica, ya que no podemos llegar a creer que cuando dejamos de pensar lo que vamos a decir, es cuando mejor fluyen las palabras sobre lo que de verdad pensamos. Aunque en realidad, muchas veces es así, hemos de dejar de darle vueltas a las cosas e intentar expresarnos tal cual sentimos, ya que si empezamos a pensar sobre lo que queremos decir, al final poco tiene que ver con lo que tenemos en la mente. Mientras que si decimos sin más, el hecho de no pararnos a pensar, hace que las palabras fluyan sin ningún impedimento.

Sin miedo, cuidado

El problema de lanzarnos a expresar lo que pensamos, sin a penas reflexión, puede hacer que nos lamentemos luego de lo que hemos dicho. Por ello hemos de ser cautos y tener una preparación anterior para que cuando nos enfrentemos al momento donde nos expresemos no tengamos ningún miedo a lo que podamos decir. Pero aún así hay que ir con cuidado, y esto pasa por ser muy conscientes de lo que sentimos, de cuales son nuestros principios, de si nos importa mucho lo que piensen los demás o no, de si confiamos en nuestra palabra, si estamos seguros de lo que pensamos y confiamos plenamente en nosotros. Así que hemos de ir con cautela, pero sin miedo.

Equilibrio

Como siempre en el equilibrio esta la solución, no se trata de hablar sin más, pero tampoco de pensar y repensar lo que queremos decir para que el mensaje este construido para contentar a todos. La seguridad en lo que decimos es un aspecto a tener en cuenta en cada interacción que tengamos con alguien y esta se construye en el día a día, ya que en el mismo momento no se puede. Hay que hablar con pausa, sabiendo lo que se dice, pero sin pensar demasiado, dejándonos llevar y confiando en nosotros mismos, por ello, si de antemano tenemos un conocimiento previo de nosotros mismos y de nuestra forma de pensar, no dudaremos de nuestras palabras.

¿Piensas antes de hablar? ¿Hablas sin pensar? ¿Qué opción te funciona mejor para expresarte?

Foto: sally.sees.in.color.