Family first

No sé si llegamos a ser conscientes de la importancia de la familia, ya que son el primer núcleo de personas con el que nos encontramos nada más venir el mundo. Debido a esto se crean unos vínculos muy fuertes, dicen que la familia es la que te toca, ya que no podemos elegir donde nacemos, pero depende de nosotros que esta relación se mantenga en el tiempo y qué nivel de calidad vamos a tener con ella.

El título deja claro que la familia es lo primero, muchos pueden pensar que hay otras cosas más prioritarias, pero como he citado al principio, nos tropezamos con la familia nada más nacer. Nuestra relación con la familia puede pasar por diferentes fases a a largo de nuestra vida, pero sobretodo hay un cambio muy importante, y es cuando pasas de ser miembro de una familia a poder crear la tuya propia. Es en este instante cuando se produce una explosión de sensaciones, donde de forma inconsciente te das cuenta del verdadero valor de la familia, es como si descubrieras algo nuevo que has tenido a tu lado durante todos tus años de existencia.

Las familias pueden ser muy amplias, pero al final lo importante es la calidad del vínculo y esta solo se obtiene trabajando en ello. De niños todos tenemos el recuerdo de esas grandes quedadas familiares, que normalmente suelen coincidir con las Navidades, pero dejamos a un lado esas reuniones de petit comite, donde deberíamos darle el mismo valor, que se producen a lo largo de todo el año y de cada uno depende darle la importancia que merecen, ya que en esos momentos se esta cultivando el verdadero núcleo familiar.

Desde que soy padre, mi percepción de la familia ha cambiado, ahora me doy cuenta y soy más consciente de que hay que aprovechar cada momento para disfrutar al máximo de cada uno de sus miembros, sino queremos lamentarnos cuando ya no estén. Durante la vida pasamos por diferentes fases y el simple hecho de crecer y madurar, implica pequeños cambios cada vez que nos reunimos en familia, sobretodo se pone de manifiesto cuando hay niños pequeños y vemos como van creciendo, es aquí cuando vemos de frente el paso del tiempo y añoramos lo que paso.

Por eso abogo por ser muy conscientes del ahora, de disfrutar cada momento que vivimos y sobretodo aquellos en los que la familia esta presente, ya que el vínculo que se tiene con ellos no se puede comparar con ningún otro. Y como la familia es la que nos toca, pues al menos intentemos vivir lo más alegremente posible, no dejemos que el lamento llegué cuando estos ya no estén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.