Fluir en el momento presente

Fluir en el momento presente

16 noviembre, 2019 0 Por marcosedo

Las entradas de la semana de hace un año reflexionaban sobre el momento presente. En la primera hablo sobre el prefijo «pre-» y su relación con la palabra presente. Mientras que en la segunda hablo sobre el estado de flow, una forma de disfrutar del presente, mientras realizamos algo que nos apasiona.

Pre de presente

En este post le doy una importancia relevante a los siguientes términos: preconcebir, prejuzgar y presente. Pincha en el título si quieres volver a leer la reflexión al completo. La cuestión es que el sufijo «pre-«, pretende anticiparse a situaciones venideras y esto hace que muchas veces perdamos la magia del presente. Sin querer nos condicionamos, ya que nuestra mente esta pendiente en si acierta o no a las hipótesis que ha realizado, lo que hace que no estemos al 100% centrados en lo que estamos viviendo. Hay veces que es interesante intentar anticiparse a lo que puede venir, pero esta no ha de ser nuestra principal preocupación. El presente es para vivir el ahora y está bien echar un vistazo al futuro para anticiparse, pero en la medida de lo posible deja que las cosas sucedan.

Fluir en el momento

No sé si conoces el estado de flow, pero es una sensación en la que disfrutas de lo que haces en ese preciso instante, te aíslas del mundo, el tiempo desaparece, estas tan centrado en lo que estas haciendo que parece que estes en otra órbita. El estado de flow es disfrutar del momento presente, ya que estas haciendo algo que te apasiona, de ahí que pierdas la noción del tiempo. Pero entrar en este estado no es cosa sencilla, hemos de entrenar para ello, primero saber lo que nos apasiona y luego poner a nuestra disposición las herramientas adecuadas y rodearnos del mejor ambiente posible para que se haga realidad. Este estado nos hace ser mucho más productivos y sobretodo nos hace disfrutar del momento presente que al final es lo más importante. Pincha en el título si quieres leer la reflexión que hice.

El instante que vivimos ahora es el único en lo que podemos ejercer nuestro control, nuestro poder. Es en este momento en el que hemos de ser conscientes de nuestros actos, saber que nuestras acciones tienen consecuencias y que nosotros somos los únicos dueños. Hay que vivir el presente, podemos divagar un poco sobre el futuro para anticiparnos, pero sin dedicarle mucho tiempo, ya que lo importante es el aquí y ahora. Sólo así podemos alcanzar el estado de flow, donde el presente se vive de forma totalmente diferente y nos damos cuenta de la importancia de disfrutar de lo que estamos haciendo en ese preciso momento