La gente se mueve por pasiones, pero no todo el mundo es consciente de ello. Si te paras a pensar, es probable que aquello que más te guste hacer, donde el tiempo pasa y no te das ni cuenta, suele ser aquello que te apasiona. La cuestión pasa por aprovechar el tiempo haciendo aquello que de verdad nos llena, ya que muchas veces perdemos el tiempo con tareas que ni siquiera sabemos muy bien por que hacemos.

La pasión es la que nos mueve a pasar a la acción sin importar el tiempo que gastemos. Y esto viene muy a cuento con el anterior post, ya que para hacer de voluntario, por lo menos, ha de ser por algo que te llena por dentro, sin medir lo que das, pero sobretodo disfrutando de lo que estas viviendo.

A los seres humanos los impulsa la emoción, no la razón. 

Kevin Roberts. Consejero delegado de Saatchi&Saatchi

Como bien dice la cita, la pasión es una emoción y cuando al final nos lanzamos a hacer algo, en la mayoría de casos apartamos la razón a un lado para dejarnos llevar por nuestro lado más primitivo. No consideramos los argumentos a favor o en contra, simplemente dejamos actuar a nuestro instinto, voz interior, sensaciones, como le queramos llamar y damos un paso al frente.

El problema es que la gente no conoce realmente sus pasiones, sino todos seríamos mucho más felices. Lo que pasa es que esto no es tan fácil como parece, ya que a veces la necesidades y otras situaciones, personales de cada uno, obstaculizan que las pasiones salgan a relucir. Pero creo que si cada uno de nosotros pudiera conocer sus pasiones y ponerlas al descubierto, sería un gran paso para llevar una mejor vida.

¿Conoces tus pasiones? ¿Las llevas a cabo?

Foto: Nephila Films