Importancia de donde naces

importancia_donde_nacerSi volviéramos a nacer en otro lugar del planeta seguramente no seríamos los mismos. Donde nacemos, crecemos, nos educamos, dice mucho de nuestra manera de ser; y no es que sea mejor ni peor, aunque si que es verdad que hay zonas donde la crianza de un niño puede ser más positiva que en otros lugares. Esta reflexión me vino tras pasar una semana de vacaciones en Asturias y tras hablar con personas de diferentes edades, donde la mayoría de ellas tenía unas inquietudes similares, aunque diferentes a las nuestras, le daban más importancia a unos aspectos que, sobretodo, tenían que ver con el lugar donde habitan.

Hábitos y tradiciones

Aprendemos por asimilación y cuando somos pequeños somos como esponjas, nos quedamos con todo lo que ocurre a nuestro alrededor, por ello la zona donde crecemos es importante para nuestro desarrollo. En primer lugar imitamos los hábitos que vemos en casa, pero cuando salimos a la calle es muy importante el comportamiento que tiene la gente de a pie, ya que cualquier acción puede ser retenida en los ojos de los críos y más tarde repetirse en cualquier lugar. Por ello dependiendo de nuestro lugar de residencia observaremos unas formas de actuar u otras.

Las tradiciones también tienen que ver mucho en nuestro desarrollo ya que en ellas se concentra la esencia del pueblo donde vives, las fiestas que celebras, como las celebras, la repercusión que tengan. Todos aquellos actos en los que participa un gran número de personas nos ayuda a entender el pasado y por ende el presente, además es curioso ver cómo algunas tradiciones muy arraigadas están modificándose para adecuarse a los nuevos tiempos y esto es gracias a los ciudadanos.

Ubicación exacta

El lugar exacto donde naces, hace que adquieras un tipo de conocimiento u otro. Por ejemplo, si naces cerca del mar tendrás más en cuenta y aprendas sin querer información relacionada con este mundo y aún así será muy diferente que nazcas a la orilla del Mediterráneo que lo hagas en el Cantábrico. De la misma manera el que nace rodeado de montañas no será, ni sabrá lo mismo que el que lo hace en pleno centro de una gran urbe. El clima también nos hace comportarnos de una forma u otra, en zonas de mucho frío es más complicado salir a la calle, en cambio en zonas con mejor climatología es normal vivir gran parte de nuestro tiempo al aire libre. Todo ello conforma nuestra forma de ser y lo que aprendemos a lo largo de nuestra vida.

El sitio donde nos desenvolvemos en nuestro día a día dice mucho de nosotros y sin darnos cuenta tiene un efecto muy influyente. Aunque estemos en la era de la información, donde todo puede ser buscado y respondido; la experiencia y el vivir en nuestra propias carnes cualquier tipo de situación hace que aprendamos mucho más rápido. Por ello es importante el lugar donde pasamos la mayoría de nuestro tiempo, es de donde más conocimiento adquirimos.

Foto: .Ana Bello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.