La decisión de empezar el Camino

El Camino de Santiago fue el protagonista de las dos entradas de la semana de hace un año. En la primera explico un poco el porqué me inicio en esta experiencia. Mientras que en la segunda explico mi experiencia de las primeras 3 etapas que realice en el Camino del Norte.

La decisión del Camino

Empezar el Camino de Santiago es algo que tenía en mente desde hacia mucho tiempo, pero las cosas vienen como vienen y no fue hasta ese momento cuando pude ponerme con ello. Hace un año ya sabía que iba a ser padre por segunda vez, lo que haría tener menos tiempo para mi mismo y aprovechando que tenía unos días libres, decidí emplearlos para iniciar el Camino. Al principio quería ir solo, pero al final mi padre fue el compañero de viaje. Una bonita experiencia junto a una de las personas más importantes de mi vida. No me hice expectativas respecto al viaje, simplemente que sucediera y disfrutar de cada paso, y así fue. Pincha en el título para leer la entrada al completo.

El Camino ha empezado

En esta entrada expuse las impresiones que me dejo esta experiencia junto a mi padre. Como he dicho antes, no prepare nada, simplemente me deje llevar. El Camino tiene momentos para todo, poder reflexionar, dialogar, observar las vistas, disfrutar de cada paso… Caminar es una pequeña forma de meditación, por lo menos yo lo veo así, ya que cada jornada, que suelen ser unas 4 horas, da para muchas cosas. Además, el Camino invita a la observación y autoconocimiento, ya que se respira mucha tranquilidad en la mayoría del recorrido. Y como no, destacar a mi compañero de viaje, mi padre, con el que pude compartir todo el tiempo, algo que nos alegro a ambos, ya que no siempre dedicamos tanto tiempo a nuestros progenitores. Te invito a leer la entrada al completo, donde puedes conocer algunas detalles más de las 3 etapas que realizamos.

Ahora se trata de continuar el Camino y poder finalizarlo. Ya lo comento en las entradas, pero quería destacar que el Camino te puede ayudar mucho en tu vida, ya que es una experiencia muy simple, donde tan solo hemos de caminar e ir de un punto a otro, lo que pase por nuestra mente y lo que hagamos durante el trayecto, es cosa de cada uno, pero hay que ser consciente para sacar el máximo provecho. Buen Camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.