La reflexión de la muerte 2

La reflexión de la muerte 2

16 febrero, 2017 0 Por marcosedo

La imagen que acompaña al post es un ejemplo claro de lo que pasa por mi cabeza cuando me encuentro ante el fallecimiento de alguien conocido. Miles de preguntas me asaltan, en relación a las diferentes situaciones que se viven en estos momentos. Mi cabeza esta un poco en llamas y lo único que puedo hacer para apagar el fuego es reflexionar e intentar encontrar una respuesta a estas cuestiones. Parece un post un poco tétrico y que posiblemente no agrade enfrentarse a él, pero es en estos momentos de miedo donde hemos de poner un poco de nuestra parte para enfrentarnos directamente con los propios pensamientos y ser capaces de aceptarlos y asimilarlos.

Preguntas y más preguntas

A continuación dejo una serie de cuestiones para que la gente intente responderlas. Este ejercicio nos hará reflexionar y ser conscientes de muchos aspectos que tenemos olvidados. Para entrar un poco en situación lo mejor es recordar el último entierro al que acudiste y partir de ahí leer lo que viene:

  1. ¿Sentiste pena?
  2. ¿Lloraste? ¿Porque lloraste?
  3. ¿Te pusiste en la piel de otro?
  4. ¿Recordaste momentos con el fallecido?
  5. ¿Te arrepientes de no haberle dicho algo?
  6. ¿Esbozaste alguna sonrisa?
  7. ¿A cuanta gente abrazaste?
  8. ¿Te sorprendieron algunas reacciones?
  9. ¿Reflexionaste durante el entierro?

Estas son preguntas muy personales, además, dependiendo del vínculo de unión que tenias con la persona fallecida las respuestas pueden variar. Voy a sincerarme respondiendo a las 9 cuestiones y con mi ejemplo espero que tu también optes por realizar este ejercicio.

  1.  Si, un poco, ya que era una persona muy querida a la que ya no volveré a ver. Pero no era una pena tan grande ya que lo estábamos esperando, por lo que no se te hace tan duro.
  2. No, aunque yo quería y tan sólo hubo algunos momentos donde me entraron ganas, pero no llegaron a consumarse.
  3. Si claro, intento ponerme en la situación de la gente más allegada y pienso en como me sentiría yo, incluso si veo una reacción diferente, intentar comprenderla
  4. Si, me vino a la mente los últimos momentos que pasamos junto a ella y sobretodo el último momento que la vi en vida, es decir, el último recuerdo que me quedó.
  5. Si, lo único que quería es que me hubiera enseñado a hacer «alls durs», me hubiera gustado que ella me lo explicara con sus palabras.
  6. Si, ya que hay bonitos recuerdos que te hacen esbozar una sonrisa.
  7. No lo recuerdo, pero a mucha gente.
  8. Me sorprendió ver a gente que no me esperaba, pero fue una sorpresa grata. Te das cuenta que en estas situaciones la gente siempre tiene un momento para dar sus muestras de apoyo.
  9. Si, siempre hay un pequeño momento de silencio o donde un recuerdo hace acto de presencia y te quedas divagando sobre él y sobre todo lo que conlleva. Además hacia tiempo que no iba a un acto religioso, lo que también me hizo reflexionar sobre la fe.

Cada uno puede explayarse todo lo que desee, es un bonito ejercicio que te hace reflexionar y recapacitar sobre la vida. Además de dar un último adios a esa persona querida en forma de recuerdo.

Foto: Phil Jones