Lo complicado de ver lo simple

Cuantas veces nos perdemos en un laberinto que nosotros mismos nos creamos. Muchos dicen que la vida es complicada, en cambio, hay otros que opinan que la vida es simple pero que cada uno se la complica. Estoy más de acuerdo con la segunda afirmación y es que tengo claro que la vida no es un camino de rosas, aunque la verdad es que el único culpable y responsable de lo que sucede en tu vida eres tu mismo. Está claro que las cosas no pasan como quisiéramos y que al vivir en sociedad, estamos expuestos a miles de situaciones que escapan a nuestro poder. Sin embargo, hay ciertas acciones que podemos llevar a cabo para que estas nos afecten un poco menos.

Es complicado

Nadie dijo que fuera fácil, pero de la misma forma que nos adentramos en la complejidad de la vida, hemos de saber alejarnos. Una de las soluciones pasa por reconocer aquellas acciones de nuestro día a día que hace que nos compliquemos la existencia. Luego se trata de valorarlas y ver si podemos apartarlas de nuestra vida y sino, que al menos tengan menos incidencia, como por ejemplo, hacerle menos caso. Tenemos que saber que no podemos incidir en todo lo que sucede en nuestro entorno, por ello es importante diferenciar entre aquello que depende de nosotros y lo que no podemos controlar. Así que, por un lado, nuestras acciones tienen que ir encaminadas a no complicar nuestro presente y futuro, mientras que por el otro lado, hemos de aprender a respetar las acciones de los demás y sobretodo aceptarlas, ya que si no dependen de nosotros no hace falta que usemos nuestra energía en intentar cambiarlo. Esta es la tarea complicada, pero que a la vez es muy simple, ya que sólo hemos de ser capaces de reconocer y ser conscientes de lo que es complicada de lo que no.

Lo simple

Si eres capaz de centrar tus energías en hacer lo simple, es cuando te darás cuenta de lo que es complicado. De esta forma establecerás la diferencia y a partir de aquí se trata de seguir el camino de la simplicidad. El obstáculo más grande es llegar a observar esta distinción, luego es ser constante y actuar conforme a las valoraciones que saques. De lo complicado a lo simple hay un pequeño paso, pero a veces este es inapreciable, es aquí donde hemos de poner nuestro foco de atención para reconocerlo cuanto antes.

Foto: – AyoubooviC –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.