Lo visible de lo invisible

Lo visible de lo invisible

30 junio, 2016 0 Por marcosedo
A la hora de realizar cualquier proyecto, no todo el trabajo que realizamos es observado por los demás, incluso a veces no queremos que la gente sepa de esas tareas más oscuras. Por ello cualquier misión es como la luna, tiene una cara oculta y otra que podemos ver.
Continuando con el caso de Banksy, podemos decir que la parte visible es su obra, sus graffitis, las acciones que hace en la calle, sin embargo nunca vemos como las ha realizado y esta parte la consigue gracias al trabajo invisible. El hecho de planificar muy bien los actos que va a realizar, controlar muy bien la situación y el lugar para poder actuar sin ser visto es bastante complejo. Así que, tenerlo todo tan claro es gracias a tareas que no percibimos, pero que requieren de un gran esfuerzo. Al final solo vemos los graffitis que plasma, trabajo visible, pero el hecho de ser imperceptible forma parte del trabajo invisible.

La importancia de lo invisible

A todos nos gusta gritar a los cuatro vientos los logros conseguidos (a unos más que otros), es decir, mostrar al mundo, sea de la forma que sea, mediante datos, acciones o premios, como nuestro tiempo empleado ha servido para algo. Si queremos hacer un símil, podríamos decir que el trabajo o tiempo utilizado para cualquier proyecto es como un iceberg, hay una pequeña parte que asoma, aunque la parte sumergida es inmensamente mayor, y sin esta parte invisible, no sería posible ver nada. Tenemos que tener claro que cuando nos proponemos una meta, siempre hay dos tipos de tareas, las que podemos mostrar, es decir, son dignas de poder citar y están otras, que por diferentes razones nunca comentamos y sin embargo son de suma importancia para alcanzar el éxito. Muchas veces, ni nosotros mismos somos capaces de ver la trascendencia de estas pequeñas tareas que al final son primordiales, se vuelven invisibles pese a tener un gran impacto en los resultados.
visible_de_invisbleLa cuestión es que no siempre podemos estar exhibiendo todo aquello que hacemos, incluso si quisiéramos, nos costaría no dejarnos nada en el tintero. Por ello no hemos de preocuparnos por esta labor, lo importante es trabajar, ya sea en el plano visible o invisible. Poco a poco las tareas se irán destapando si así lo requieren o se mantendrán en la sombra.

Foto: yoichi kobayashi