Loteria, un juego de azar

Loteria, un juego de azar

23 diciembre, 2014 0 Por marcosedo

Para empezar las navidades, hay un evento que nos da la bienvenida y en el caso de que nos acompañe la fortuna, posiblemente estas fiestas sean un poco más felices. Hablo de la loteria, un juego que lleva 202 años celebrándose y donde todas las personas se igualan, ya que nadie es más que nadie y lo único importante e imprescindible es contar con un boleto para poder ganar uno de los premios.

El azar y la igualdad

Como he comentado, lo positivo de este juego es que ninguna persona tiene más opciones que otra, salvo que juegues más boletos, eso esta claro. Pero cada décimo tiene la misma probabilidad de salir premiado, y no importa el resultado del año anterior. Todo se equipara y no importa las cualidades de la persona, ya sean físicas o psíquicas, todos podemos salir vencedores. Es un claro ejemplo de paridad y debería establecerse en otros ámbitos de nuestra vida.

La loteria y sus secuaces

loteria_azarOtro argumento a favor de la loteria, son todos los sentimientos que la acompañan, como la ilusión, la alegría o la autoestima. La primera palabra que nos viene a la mente cuando escuchamos «loteria«, seguramente sea ilusión, antes del sorteo todos tenemos nuestras expectativas de ser los agraciados y a partir de ahí, cada uno se hace su propio «cuento de la lechera», además dicen que la felicidad es la espera, antes de la recompensa, y si te toca pues mejor, pero la ilusión y el momento de felicidad no te lo quita nadie. Si te toca la loteria, el sentimiento de alegría, es el que te invade, tampoco hace falta hablar mucho sobre él, lo importantes es vivirlo. Y en el caso de que no te toque, es cuando aparece la autoestima, ya que valoramos aquello que tenemos, sobretodo la salud, una de las cosas que más se aprecia, una vez no hemos sido premiados.

Para concluir, decir que la loteria, siempre que entres en el juego, tiene sus cosas positivas, salvo que te gastes mucho dinero en participaciones y al final no ganes nada. Pero si participas con moderación, salgas premiado o no, ganaras en alegría (y dinero) o en autoestima, y si decides no participar te ahorras dinero y esta serie de emociones, tu decides.23